Seleccionar página

Dicen que las dos decisiones más importantes de la vida es escoger una pareja y elegir una carrera profesional. Escoger una carrera es como estar enamorado, uno se vuelve loco tratando de averiguar qué se supone que queremos para el resto de nuestras vidas en lo que respecta al tema profesional.

demanda-carreras-peru

Todos estamos de acuerdo en la importancia de una buena educación superior, ya que ahora no sólo basta con tener un título universitario y ser bilingües, sino que es necesario tener una maestría y hablar hasta un tercer idioma si queremos ser competitivos y acceder a buenas oportunidades de trabajo.

Lo anterior requiere un compromiso económico y personal importante a largo plazo, lo cual hace absolutamente vital ayudar a nuestros hijos a escoger la carrera correcta, una tarea nada fácil.

Año con año egresan muchos estudiantes, quienes luego de culminar sus estudios superiores y estar ejerciendo su profesión, se dan cuenta que eso no es lo que realmente quieren hacer, se desencantan de su profesión porque no era lo que esperaban, y otros porque no se gana buen dinero o porque estudiaron una carrera por darle gusto a otros.

Si bien la decisión de escoger una carrera profesional se da en una edad en la que aún no está muy claro lo que se quiere para el resto de la vida, llegará un momento en que nos veremos forzados a tomar una determinación y siempre es mejor estar prevenidos, sobre todo en asuntos tan importantes como lo es el camino profesional.

Muchas personas consultan a profesionales especializados en orientación vocacional. Para ello, hay que tener en cuenta que los test vocacionales sirven sólo como una guía en este proceso de pensamiento y de ninguna manera darán la respuesta por sí solos, es decir, no son una receta mágica.

A veces nos cuesta mucho trabajo reconocer nuestras propias fortalezas y virtudes, pero los amigos y familiares suelen ser de mucha ayuda en este tipo de situaciones, ya que conocen un lado de nosotros que probablemente aún no hemos visto, por lo que se vuelve un buen momento para que los padres se sienten y evalúen las necesidades del mercado laboral y traten de encontrar un balance entre lo que le gusta a sus hijos y lo que puede ser una profesión rentable.

Mucha gente elige carreras por la remuneración económica que supuestamente les brindarán, pero las industrias siempre cambian y lo que hoy funciona, puede que mañana se derrumbe y sea imposible conseguir un trabajo estable en esa área. También, hay que tomar en cuenta que existen carreras que registran una sobreoferta, donde se volverá una dificultad conseguir un empleo porque el mercado no los puede absorber a todos, y esto hace, además, que los salarios bajen.

Cuando una carrera es finalmente elegida, los padres deben apoyar y ayudar. Es importante considerar todas las posibilidades antes de escoger una profesión para tener una satisfactoria y próspera vida laboral. El efecto de la elección de la carrera en un adolescente, puede hacer la diferencia entre una persona feliz y productiva y un empleado que cuida el reloj todos los días.