Seleccionar página

Planchar es algo que no a todo el mundo le gusta, pero si no cometes errores harás que la tarea se cumpla en mucho menos tiempo y tengas el resultado esperado.

planchar-ropa-2

Dejar que la ropa se seque demasiado

La ropa muy seca es difícil de planchar. Lo ideal es hacerlo cuando aún está ligeramente húmeda. Trata de descolgar las prendas cuando aún estén húmedas y verás que se te facilitará eliminar las arrugas en pocos segundos.

Sobrecargas la secadora

Si pones mucha ropa en la secadora, solo conseguirás que las arrugas sean mucho más grandes y difíciles de quitar. Para evitar esto, llénala a la mitad de su capacidad para darle más libertad a tus prendas y que no resulten tan arrugadas.

Guardas la ropa en la cesta de planchado sin estirarla

Si metes la ropa sin estirar en el canasto, lo único que conseguirás es que las arrugas sean casi imposibles de quitar y perderás muchísimo tiempo. Lo peor de todo es que la ropa quedará igual que antes. Algunas prendas literalmente es imposible plancharlas si no se humedecen, así que presta mucha atención.

planchar-ropa-3

Usas agua dura

Es probable que necesites agua destilada para colocar en el vaporizador de tu plancha. El agua del grifo podría dañarla hasta el punto de impedir su funcionamiento correcto.

Usas almidón de forma inadecuada

Los almidones son una gran cosa al momento de planchar, pero no siempre los utilizamos en forma correcta. Pulveriza con estos productos durante unos segundos y deja que penetren en la ropa antes de plancharla. Si no haces esto, la plancha se quemará y podría manchar tus prendas durante mucho tiempo. No te cuesta nada esperar unos segundos para tener la ropa impecable.

Planchar las telas pesadas primero

Si tienes mucha ropa para planchar, lo que tendrías que hacer es separarla para alisar las telas más finas primero y dejar lo más grueso para el final, porque una vez que la plancha se calienta es muy difícil que se entibie para planchar prendas más delicadas. Comienza por la ropa de seda y telas finas y continúa con la lana, el algodón y las sábanas.