Seleccionar página

Ganarse la lotería es cuestión de suerte y en muchas ocasiones los afortunados ganadores ni siquiera creían que fuera posible adquirir dinero de esta manera.

loteria-incredula-1

Es el caso de Glenda Blackwell, una mujer de Carolina del Norte que compró un billete de lotería instantánea para demostrarle a su marido que solo era un desperdicio de dinero, sin imaginar que ese ticket estaba premiado con un millón de dólares.

La mujer explicó que su marido le pidió que comprara dos billetes de la lotería Powerball en un local Quik Mart, pero harta de ver cómo invertía dinero que consideraba un despilfarro, terminó por comprar un boleto de rascar Carolina Millions.

Blackwell comentó que estaba tratando de demostrar a su marido que nadie gana y que comprar esos boletos solo era gastar el dinero a la tonto, pero lo que menos imagino es que tendría que tragarse sus palabras.

La mujer recibirá 415 mil dólares, después que le quiten los impuestos. La otra opción era recibir un pago anual de 50 mil dólares por 20 años, pero no estaba segura de “vivir tanto tiempo, debido a sus problemas de salud”.