Seleccionar página

El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) propuso al Constituyente dividir geográficamente en tres la delegación Iztapalapa y en dos la demarcación Gustavo A. Madero, con lo cual se crearían 19 alcaldías.

iedf-encinas

Entrevistado tras reunirse en privado con el presidente de la Mesa Directiva de la Asamblea Constituyente, Alejandro Encinas, y con otros constituyentes, Mario Velázquez Miranda detalló que se presentaron dos propuestas fundamentales.

“Una de ellas sobre los criterios que deben observarse para la división, en su caso, de las demarcaciones territoriales y la otra sobre la igualdad sustantiva en la ciudad”, expuso el consejero presidente del organismo capitalino.

Indicó que ambas son propuestas que se han generado desde los diversos foros y mecanismos de acercamiento ciudadano que el instituto ha organizado en los últimos meses.

La consejera Olga González Martínez explicó que la propuesta de la división territorial de la ciudades se conformó a partir de un grupo de expertos en demografía, geografía, pueblos y barrios, que con base en una metodología con rigor científico hicieron sus planteamientos.

“Las y los expertos definieron que podría haber 19 alcaldías, las 14 como ya las conocemos y dividir a Iztapalapa en tres y a Gustavo A. Madero en dos. Así contaríamos con una mejor división para acercarnos a la ciudadanía y tener una mejor administración”, dijo.

La funcionaria explicó que si bien no se propuso nombres para esas nuevas alcaldías, los criterios que se consideraron fueron el número de habitantes, el territorio y la infraestructura urbana como escuelas, centros de salud, vialidades, identidad cultural, entre otros.

“Se considera que en esas nuevas demarcaciones, de aceptarse, contarían con toda la infraestructura para poder tener un buen funcionamiento”, detalló.

González Martínez indicó que si se considera que Iztapalapa tiene 1.8 millones de habitantes y Gustavo A. Madero cuenta con 1.2 millones, al dividirse contarían con menos de un millón de habitantes, que fue otro de los criterios que se tomaron en cuenta.

Esta seria una división política para asuntos administrativos, pero también se hizo un análisis sobre la distritación y se identificaron dos posibilidades: la primera que plantea contar con 31 distritos uninominales y la segunda opción, quedarse con los 40 actuales.

“Tenemos las dos opciones y ambas mantienen el equilibrio poblacional de más menos 15 por ciento de diferencia entre un distrito y otro, que se tiene en el Instituto Nacional Electoral”, expuso.

En ese sentido se deber cuidar la representación en una redistritación, sobre todo equilibrio poblacional y compatibilidad geométrica. Esto es que no se hagan “salamandras” , es decir que no tengan trazos irregulares.

(ntx)