Seleccionar página

Quizá la diferencia más importante entre vivir en una casa y un apartamento es que el concepto de vecino, la proximidad, la “invasividad”, cambia mucho de uno a otro.

tipo-vecinos-4

Cuando vives en un edificio, por más que evites el contacto y corras a resguardarte, hay ciertas interacciones que no puedes evitar. Tu burbuja de paz no puede quedar intacta y hay vecinos que van a ir a buscarte, ruidos que escuchas aunque no quieras. Veamos con detalle cómo se compone esta “fauna” tan heterogénea.

La vieja chismosa

Ella está al tanto de todo lo que pasa. Su vigilancia es continua, si no hay ningún rumor dando vueltas, ella lo inventa. Su curiosidad y suspicacia son ilimitadas y no sabe lo que es la discreción, te la encuentras siempre barriendo los pasillos o con la mitad del cuerpo hacia el corredor.

El presidente de la junta de vecinos

Es un hombre con una misión política. La justicia, el respeto por las normas, el presupuesto del edificio, todos estos pilares de la democracia los defiende a muerte. En las elecciones, su desbordante entusiasmo le permite, año tras año, arrasar con la “escasa” competencia.

tipo-vecinos-3

La señora que siempre necesita ayuda con algo

Siempre se le acaba de romper algo, algún problema para abrir un archivo que le enviaron sus nietos, un frasco herméticamente cerrado y como sus hijos “viven lejos” se aprovecha de ti para que se lo resuelvas.

El señor quejoso

Pasa el tiempo encontrando problemas: goteras, poco suministro de agua, cosas que no funcionan o están a punto de romperse. Nunca está conforme con nada, ni con las soluciones que se proponen.

La pareja que se pelea

¿Pareja o archienemigos? Cuando el griterío no se escucha, temes que alguien esté muerto o amordazado. Nunca van a romper, necesitan ese nivel de violencia y adrenalina para sentirse vivos.

tipo-vecinos-2

El grupo de estudiantes que viven juntos

Con ellos, el clima festivo es constante, tanto así que te dan ganas de que te inviten algún día. Cada vez que te los encuentras, acaban de comprar cerveza. Te preguntas cómo hacen para mantener esos niveles de energía.

El ladrón

Es la razón por la que periódicamente cambias tu contraseña de wifi. Siempre “confunde” tus facturas con las de él, tus revistas, tus paquetes. Fuma y tira las colillas hacia tu terraza. Mueve los muebles cada domingo a las 3 de la mañana. Es una bola de nervios y un criminal en potencia.

Los niños hiperactivos

Juegan con una pelota en el corredor, corren, gritan, se tropiezan pero siguen corriendo, si se lastiman, no les duele. Son monstruos consentidos por sus padres, muy malcriados. Tú no eras así de chico.

tipo-vecinos-1

El viejo místico

El incienso, la ropa holgada, los cuarzos colgantes; el apartamento de este señor es una especie de santuario. Te da los consejos más extraños: si estás cansado, nada que una “limpieza” no arregle.

El misterioso que nadie conoce

¿Será que nunca sale de su apartamento o tiene horarios muy distintos a los tuyos? Justo cuando pensaste que se había mudado o que ni siquiera vivía ahí, te lo encuentras una noche después de mil años.