Seleccionar página

La Asamblea Legislativa capitalina aprobó con 31 votos a favor, 26 en contra y siete abstenciones una moción suspensiva para regresar la Ley de Amnistía a comisiones.

amnistia-morena

La diputada local Rebeca Peralta León expuso la intención de que esa ley verdaderamente cumpla con los elementos jurídicos necesarios para liberar a los inocentes.

“Podemos decir que el dictamen que se presenta carece de técnica, pero esas serían sutilezas, realmente está hecho con dolo, su intención es mediática y sólo pretende lucrar con el dolor ajeno”, argumentó en lo que fue una larga discusión en un ambiente tenso.

En tribuna, la asambleísta del Partido de la Revolución Democrática (PRD) planteó que el dictamen presentado por la Comisión de Derechos Humanos del órgano legislativo tiene carencias en su definición de amnistía.

Además son muy limitados sus alcances para determinar la naturaleza de la figura jurídica que se propone y se omiten elementos para valorarla de manera correcta.

Desde su punto de vista, la definición no deja claros elementos como la naturaleza política de los delitos perdonados, el número estimado de beneficiarios, los posibles terceros perjudicados y las personas beneficiadas.

En su oportunidad, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Luciano Huanosta Jimeno, del Partido Humanista, reclamó a la perredista que presentara la moción cuando como integrante de la comisión sólo se presentó una sola vez.

Acusó que la moción suspensiva tenía como única finalidad mandar “a la congeladora” esa ley y afirmó que su dictamen, aprobado en la comisión por unanimidad, se elaboró de manera institucional y sin colores partidistas.

A su vez, el diputado Iván Texta Solís aclaró que la bancada del PRD está a favor de la Ley de Amnistía, por lo que sólo pedía analizar la propuesta un poco más porque no estaba de acuerdo con ocurrencias, pues según el dictamen se pretendía liberar a 28 mil procesados.

Argumentó que eso era totalmente inadmisible porque en la Ciudad de México no existe ese grado de intolerancia y llamó a elaborar un dictamen claro y responsable.

El coordinador de la bancada de Morena, César Cravioto Romero, lamentó a su vez que en una actitud discriminatoria y excluyente no se haya permitido el ingreso de los familiares de quienes llamó “presos políticos”, lo que representó una actitud facciosa.

Pidió discutir el dictamen como un acto soberano de la ALDF, pues la decisión de no hacerlo en ese momento y aprobarlo o rechazarlo fue ordenado desde las altas esferas del gobierno capitalino, lo que representó un atentado contra la división de poderes.

En tanto, el coordinador de la bancada panista, Jorge Romero Herrera, pidió aceptar la moción con el compromiso de que no permitirán que el dictamen se vaya a la congeladora.

Externó su disposición de mantener su voto a favor de la ley siempre que beneficie a quienes fueron detenidos por manifestarse pacíficamente, no por delincuentes.

(ntx)