Seleccionar página

Ser guapa, tener un cuerpo escultural y tener el título más importante de su país en cuestión de belleza a veces no es suficiente.

miss-islandia-3

Arna Ýr Jónsdóttir fue escogida como Miss Islandia, pero tener este título implicó para ella una gran presión, pues no solo es un compromiso, sino que se tiene que hacer un gran esfuerzo para mantenerse bella, incluyendo cuidar su peso.

Ante esto la chica terminó por renunciar al concurso de belleza Miss Grand International porque la organización del certamen le sugirió que perdiera peso antes de la final, que este jueves se celebra en Las Vegas.

Miss Islandia relató en redes sociales que le propusieron no desayunar y seguir una dieta a base de ensalada y agua para que la báscula bajara.

miss-islandia-2

“Cualquiera que me diga que estoy muy gorda no me merece. Miss Grand International no merece mi rostro, mi cuerpo, mi personalidad o mi corazón”, escribió en la carta enviada a la dirección del certamen de belleza.

Jónsdóttir no solo renunció a Miss Grand International, sino a todos los concursos de belleza que obliguen a sus “maniquís” a abrazar una extrema delgadez.

Islandia es uno de los países del mundo más avanzados en cuanto a igualdad de género, una cuestión que para muchos analistas está relacionada con la presión que se ejerce sobre el cuerpo de la mujer y su cosificación.