Seleccionar página

Los diputados locales José Manuel Delgadillo, Jorge Romero e Irma Pirín, presentaron a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) una iniciativa para prohibir la circulación de vehículos de carga doblemente articulados –doble remolque o más- en la Ciudad de México, dado el número de accidentes causados por estas unidades.

doble-remolqu2

En la iniciativa con proyecto de decreto para reformar el artículo 216 de la Ley de Movilidad del Distrito Federal, los legisladores señalan que este tipo de vehículos son un problema serio en la capital, debido a la alta densidad de accidentes que han provocado.

Cifras del Instituto Mexicano del Transporte revelan que de unos 30 mil accidentes anuales entre 2008 y 2012, el tractocamión doblemente articulado participa en el 3.0 por ciento de los casos, genera el 2.2 por ciento de fatalidades y el 1.6 por ciento del total de lesionados.

El diputado del Partido Acción Nacional (PAN), José Manuel Delgadillo, dijo la víspera en tribuna que la mayoría de los accidentes son ocasionados por error humano y fallas en los camiones.

“Nos causan conmoción los fallecimientos de personas que tuvieron la mala suerte de encontrarse con ellos, pero poco se habla de los conductores de los vehículos que han perdido la vida o las condiciones para laborar a causa de estos incidentes”, anotó al presentar la iniciativa que tuvo el apoyo de las fuerzas políticas representadas en el órgano legislativo local.

De acuerdo con la iniciativa, una de las ciudades que ha prohibido el acceso a este tipo de vehículos es Querétaro, “por ende, no debemos tener miedo o sentirnos influenciados o presionados, ya que los beneficios pueden ser múltiples, tanto en la protección de vidas e integridades humanas como en el aspecto monetario en tanto se ahorren recursos que se destinan normalmente para el arreglo de las calles o carreteras dañadas por estos pesados vehículos”.

Por ello, la iniciativa propone reformar la Ley de Movilidad local y que se impulse la implementación de centros logísticos en la Ciudad de México, preferentemente en la periferia o puntos estratégicos, que permitan hacer más eficiente el traslado de mercancías y minimizar los impactos en la vialidad producto de la circulación de los vehículos de carga.

Y prohibir la circulación dentro de la Ciudad de México, a los vehículos de carga doblemente articulados o más, las veinticuatro horas del día de lunes a domingo.

(ntx)