Seleccionar página

En la búsqueda por un mejoramiento de la rentabilidad y eficiencia de negocios, las empresas han fijado su vista en métodos de capacitación y formación de talentos basados en nuevas tecnologías. Con el auge de la realidad aumentada y virtual, el gran acceso a dispositivos móviles y la amplia cobertura de redes de información, las aulas han migrado hacia los espacios digitales para proveer conocimiento en todo momento y cualquier lugar.

capacitacion-virtual

Para los últimos meses de 2016 y prácticamente todo el 2017 se pronostica un crecimiento sustancial en el uso de nuevas tecnologías para fines académicos dentro y fuera de la empresa. Latinoamérica forma parte de esta tendencia con universidades y empresas que emplean programas completos de e-learning en países como México, Colombia, Argentina, Honduras, Bolivia, Guatemala y Uruguay.

Algunos de los formatos de aprendizaje electrónico que mayor auge han tomado en los últimos meses son las plataformas LMS (Learning Management Systems, por sus siglas en inglés) y los MOOC (Massively Open Online Courses).

Los LMS son sistemas de gestión del aprendizaje mediante el cual se maneja toda la información referente a un curso, desde el registro de participantes, contenidos académicos, soporte bibliográfico, aulas virtuales y permiten una personalización de la información casi total. De esta forma, el gestor (en este caso una empresa o universidad) tiene en sus manos una especie de “universidad virtual” donde sus pupilos realizan tareas, discusiones y toman exámenes en distintos formatos móviles y vía web. Existen LMS de código abierto y propietario, cada uno con sus ventajas únicas.

Por el otro lado, los MOOC son cursos especializados y generalmente son ofrecidos por instituciones educativas a un costo libre para los interesados tanto en el material académico como el de apoyo. En este caso es la casa de estudios quien gestiona el temario, los contenidos, asistencias y evaluaciones. Estos cursos se ofrecen de forma masiva por lo que no tienen un límite de participantes y sus temas varían de acuerdo a la institución que los ofrece.

Ambas opciones de e-learning comparten herramientas pedagógicas como el uso de multimedia en forma de video conferencias y clases; el flipped classroom, una nueva forma de aprendizaje centrada en el alumno y no en el profesor; la gamificación de los contenidos, utilizando juegos y aplicaciones interactivas para motivar y facilitar la transmisión del conocimiento, y por último la movilidad del usuario, que permite al alumno acceder a los cursos en cualquier parte del mundo y a cualquier hora.

Es gracias a estas nuevas tecnologías de enseñanza que el ramo empresarial y educativo de Latinoamérica apuesta por mantenerse a la vanguardia y ofrecer nuevos talentos en cualquier ámbito laboral y educativo.