Seleccionar página

Figura excepcional como artista y como hombre, Picasso fue protagonista y creador inimitable de las diversas corrientes que revolucionaron las artes plásticas del siglo XX, desde el cubismo hasta la escultura neofigurativa, del grabado o el aguafuerte a la cerámica artesanal o a la escenografía para ballets. 

picasso-3

A lo largo de su dilatada trayectoria, Pablo Picasso exploró incesantemente nuevos caminos e influyó en todas la facetas del arte, encarnando como ningún otro la inquietud y receptividad del artista contemporáneo.

De hecho, la trascendencia de Picasso no se agota en la fundación del cubismo, revolucionaria tendencia que rompió definitivamente con la representación tradicional al liquidar la perspectiva y el punto de vista único.

El genio español, cuyo nombre real fue Pablo Ruiz Picasso, nació el 25 de octubre de 1881 en Málaga, España. Famoso desde la juventud, admirado y solicitado por los célebres y poderosos, fue esencialmente un español sencillo, saludable y generoso, dotado de una formidable capacidad de trabajo, enamorado de los barrios bohemios de París, del sol del Mediterráneo, de los toros, de la gente sencilla y de las mujeres hermosas, afición que cultivó sin desmayo.

picasso-2

Su obra inmensa en número, en variedad y en talento, se extiende a lo largo de más de setenta y cinco años de actividad creadora, que el pintor compaginó sabiamente con el amor, la política, la amistad y un exultante y contagioso goce de la vida.

Su Época Azul dio inicio en 1901 y ya en París alimentó su imaginación artística y humana, porque no era solo un aplicado formalista, también fue un hombre ilusionado con el mundo, con los colores y amores que vivió intensamente.

Su Época Rosada comenzó en 1906, con su inolvidable pintura, “Las señoritas de Avignon”. Su propio espacio, sus personales ángulos y perspectiva fueron tomando forma y dominio universal en la mente de este afiebrado innovador de la pintura contemporánea.

picasso-4

De las figuras lúdicas, de colores y formas humanas nítidas, fue incursionando en la mitología con los minotauros. Entonces el cubismo se abrió paso tan fuertemente como su propio nombre, hasta que la vida, el dolor, la guerra se manifestaron en un monumento como lo fue “Guernica”, donde se exponía la miseria del holocausto de la guerra civil española.

Fértil milagro del arte y de la vida, Picasso seguiría creando, amando, trabajando y viviendo intensamente hasta morir en 1973. Dejó tras de sí la mayor y más rica obra artística personal de nuestro siglo, y una fabulosa herencia que provocó agrias disputas hasta recaer en un ser de pacífico nombre: Paloma, su hija.