Seleccionar página

Tildado de esnob y elitista, el golf se sacude prejuicios y gana adeptos a base de buenos argumentos: es un excelente ejercicio cardiovascular, se practica al aire libre, relaja, tonifica la musculatura y es un deporte de baja intensidad.

golf 3

Beneficios para el cuerpo: Durante un partido se recorren, entre greens y búnkers de arena, una media de siete y 10 kilómetros con suaves pendientes, por lo que es un gran aliado cardiovascular, regula la presión arterial y contribuye a mantener los triglicéridos y el colesterol a raya. Además, sus movimientos tonifican la musculatura de brazos, espalda, tórax, abdominales y lumbares. ¿Más virtudes? En un recorrido de nueve hoyos se queman unas 400 calorías y como se practica al aire libre, contribuye a una mejor oxigenación de la sangre y ayuda al organismo a sintetizar la vitamina D.

Beneficios para la mente: El golf requiere de una gran concentración, mucha disciplina y una elevada capacidad de análisis, que es infalible para desconectar de otras preocupaciones y poner a prueba tus neuronas. Además, como todo ejercicio al aire libre, estimula el buen ánimo y tiene efectos antidepresivos.

Su punto fuerte: Es una actividad relajada y agradable, perfecta para “enganchar” a alérgicos al deporte en general y al gimnasio en particular. Su ritmo estable, escaso impacto en huesos y articulaciones, y las asequibles exigencias físicas que requiere, lo hacen altamente recomendable, incluso para personas de edad avanzada. También es una excelente opción para aquellos que tienen problemas cardíacos o del sistema músculo esquelético porque es un deporte dinámico, pero al mismo tiempo de baja intensidad.

golf 2

Sus debilidades: No requiere una excelente forma física, pero una mala técnica o una postura inadecuada pueden acarrear lesiones como lumbalgia, hernia discal, lesiones de espalda o de cadera. Para evitarlo, lo mejor es que te inicies en este deporte con la ayuda de un profesor.

Frecuencia: Caminar es la base de este deporte, por eso, siempre que se realice correctamente, no existen límites para su práctica; sin embargo, conviene compensar el esfuerzo de los continuos giros que someten a la espalda, con un día a la semana de natación.