Seleccionar página

Cualquier servidor público puede ser vulnerable por las decisiones que tome, particularmente los jueces, pero no podemos hacer ni permitir que cunda el pánico y que se piense que es un hecho generalizado, como el caso del homicidio del juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías.

elias-azar

Así lo señaló el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Edgar Elías Azar, quien advirtió que habrá que esperar que la policía diga cuál fue el móvil del homicidio, qué asuntos llevaba el juez, y qué riesgo implicaban sus decisiones.

En su opinión, no se trata de un hecho generalizado, aunque advirtió que sí debe preocupar, porque todos los días se dictan miles y miles de sentencias en todo el país.

Tan sólo en la Ciudad de México se dictan más de mil sentencias por día, “y no pasa nada porque mientras estén ajustadas a derecho, mientras el juzgador no esté involucrado con cosas indebidas, no tiene por qué tener miedo por aplicar la ley”, subrayó en entrevista con Notimex.

“En consecuencia yo veo un caso aislado. Un caso que nos debe ocupar sí, que nos debe ofender muchísimo como sociedad, como juzgadores, como poderes judiciales sí, pero nada que tengamos que entrar en pánico, de comprar flotillas de carros blindados, porque en nada va a ayudar”, advirtió el magistrado.

Aclaró que no hay capacidad económica para poderlo comprar flotillas de autos blindados, porque el tema no es nada más comprar, sino quién lo maneje y lo proteja, pero además es innecesario.

P.- ¿Usted ha conocido de amenazas a jueces y magistrados?

R.- Siempre se reciben amenazas en diferentes formas, pero hay amenazas que pueden ser atendibles, las otras no son más que llamadas telefónicas que no deben tener mayor trascendencia.

Ahora hay que ver qué tipo de asuntos está llevado el jugador, y a lo que voy es que hay que proteger a los jueces, si hay que protegerlos y respaldarlos y que sientan fuerza por parte de la Judicatura; pero, de eso que es un problema pandémico y que todos están amenazados, eso no es cierto.

Diario se dictan miles sentencias en cada uno de los estados, en Jalisco, Nuevo León y todos los tribunales del país hacen lo mismo, y no se diga el Poder Judicial de la Federación.

P.- Ante el homicidio del juez Federal en Materia de Amparo en Juicios Civiles, Vicente Antonio Bermúdez, la sociedad y algunos organismos ya están pidiendo que regresen los jueces sin rostro.

R.- Mi opinión es no opinar, sino pedirles a los que estén de acuerdo con eso, que se asomen a la experiencia de Colombia e Italia, y a partir de ahí yo me reservo las conclusiones.

Ese tema fracasó rotundamente y costó la vida de varios jueces, por estarse presentando al sentenciado sin rostro. Yo no creo que eso sea prudente, y que eso sea bueno, no tanto por discutir si eso es bueno o malo, hay que ver el resultado de las pruebas que se hicieron en otros países, yo no veo porque ensayar ese modelo en México.

P.- La protección a los jueces ¿es darle todas las atribuciones para que haga su trabajo?

R.- Proteger a un juez no es nada más comprarle un auto blindado, es ver porque está preocupado el juez, en qué tema, en qué asunto, a qué clase de delincuente está juzgando, en un asunto civil inclusive o mercantil o familiar, en cualquiera pudiera tener un riesgo, en todas las materias.

Hay que ver qué tipo de juicio quienes están involucrados en ese proceso, no es nada más voy comprar un auto blindado.

P.- ¿El Poder Judicial en todo el país requiere de algunos cambios para que el trabajo sea más efectivo?

R.- Yo me he reunido en múltiples ocasiones en calidad de presidente de la Comisión Nacional de Presiente de Tribunales, con los diversos actores de la justicia local, con magistrados de todos los tribunales, alguna vez hace como cuatro años, se ventiló el tema de la protección a los juzgadores, por un incidente que se tuvo al parecer en el estado de Morelos.

No fue más que un incidente aislado, ya han pasado cuatro años, y si se suman miles de sentencias que ya se han dictado, no hemos tenido ningún incidente. En el tribunal Superior se suscitó un incidente con una jueza, por un problema laboral con un empleado, y si tomas el tema individualmente lo resuelves.

Así se protege al juez y le das seguridad y certidumbre en su decisión, pero lo que no puede ser es que un hecho aislado como es este se aplique una regla general que va terminar haciéndonos más daño.

P.-¿Qué mensaje le daría a los jueces que son corruptos que precisamente vulneran esa parte de la justicia?

R.- Acaba de dictar un mensaje el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, muy severo, que me dejó muy satisfecho cuando habla de la independencia judicial, y que parte de la independencia judicial es la honestidad que debe tener el juzgador.

Cuando dice que un juzgador sin independencia es un simple amanuense, un escribano, -y tiene toda la razón-, lo mismo el juez que entra en actos corruptos, que simplemente se atenga a las consecuencias de facto, o puede ser un hecho como estos similar, (el homicidio del juez) o que se atenga a las consecuencias de la ley.

Los jueces debemos ser en extremo honorables, honrados, no estar atendiendo a intereses particulares, porque atender intereses particulares es muy peligroso.

(ntx)