Seleccionar página

¿Quién no se ha aburrido en una clase de matemáticas? Cuando uno es estudiante, hay asignaturas que son realmente tediosas y que en vez de que prestemos atención a ellas, estamos divagando en nuestra cabeza.

alumno-aburrido-1

Sin embargo en China, la tecnología de reconocimiento facial está cada vez más extendida y un profesor de la Universidad de Sichuan la llevó hasta sus aulas para mejorar los métodos de enseñanza y aprendizaje mediante la medición de las emociones de sus alumnos.

De esta forma, este docente puede saber cuál es el nivel de interés de sus alumnos verificando los estímulos que presentan ante las lecciones.

Wei Xiaoyong, maestro de ciencias, podrá saber si los jóvenes presentan un estado “neutral” o “feliz” ante sus explicaciones, y de ahí deducir si presentan un interés por los contenidos o, por el contrario, están aburridos, y así adaptar los temas de manera que los estudiantes no se aburran.

Xiaoyong comenzó a aplicar el lector facial para registrar la asistencia a clase y ahora quiere que su uso se extienda en todo el sistema educativo para mejorar la calidad de la enseñanza.