Seleccionar página

La majestuosidad de la naturaleza se manifiesta desde el centro de la Tierra a través de las Grutas de Coconá, área protegida del municipio de Teapa, que en sus cavernas alberga los más hermosos paisajes geológicos que datan de millones de años.

gruta-cocona-4

Descubiertas por mera casualidad por los hermanos Rómulo y Laureano Calzada en 1876, son sin duda, unas de las cavernas más hermosas en Tabasco.

El poeta tabasqueño Carlos Pellicer fue uno de los primeros en explorarlas, al igual que el naturalista José Narciso Rovirosa Andrade. El 24 de febrero de 1988 se decretaron como Monumento Natural.

Las grutas se dividen en ocho salones o cavernas: Los fantasmas, Boca de león, La calabaza, Tres colas de serpientes, La regadera, Cenote de los peces ciegos, Mujer sin cabeza y La gran bóveda.

gruta-cocona-1

Debido al calor que llega a sentirse en el interior, antes de ingresar se recomienda a los turistas usar ropa cómoda y fresca, así como tenis o zapatos antideslizantes; traer lámpara y no padecer problemas de claustrofobia ni de presión arterial.

A lo largo de casi 500 metros de trayecto, verás una gran cantidad de estalactitas y aunque no es muy grande, tiene una particular laguna de 35 metros que se forma gracias a las filtraciones permanentes de agua y es visible desde los andadores.

La oscuridad se torna más intensa al bajar, incluso, la temperatura cambia, se siente más calor y se antoja nadar en la llamada “Fuente de la juventud”, una pileta de agua cristalina a la que se atribuyen poderes rejuvenecedores.

gruta-cocona-3

La gran bóveda es la última caverna, que tiene 20 metros de alto y 30 de ancho por 63 de largo. Al fondo se ve la “mazorca de elote colgando” y enfrente están las “iguanas platicando” junto a la “Torre de Babel” y “las manos de un clavadista”.

El recorrido concluye con la laguna de Coconá, cuya profundidad es de cinco metros, una cascada y la imagen retocada de un Cristo, frente a que todos se persignan.

Hace tiempo, en las Grutas de Coconá había un espectáculo de luz y sonido que se mantuvo por cinco años, pues debido a la inundación de 2010, los aparatos se echaron a perder y a la fecha no han sido repuestos.