Seleccionar página

Estados Unidos registró en 2015 el nivel más alto de su historia en casos de enfermedades de transmisión sexual, reveló un reporte divulgado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

ets

El Reporte de Vigilancia de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) recabó los datos sobre enfermedades como clamidia, gonorrea y sífilis registrados en 2015 por las autoridades federales de salud de múltiples fuentes de salud privadas y públicas.

El CDC indicó que el año pasado fueron registrados un millón 526 mil 658 casos de clamidia; 395 mil 216 de gonorrea; y 23 mil 872 casos de sífilis en etapas primaria y secundaria, las más contagiosas.

El mayor incremento de casos notificados de 2014 a 2015 se produjo en sífilis primaria y secundaria con un 19 por ciento; seguido de casos de gonorrea con un 12.8 por ciento; y la clamidia con un 5.9 por ciento.

Datos sobre otras enfermedades de transmisión sexual, como el virus del papiloma humano, virus del herpes simple y la tricomoniasis, no fueron incluidos en el reporte al no realizarse un seguimiento de forma rutinaria de estos padecimientos.

Los casos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) tampoco fueron incluidos.

La clamidia, la gonorrea y la sífilis son las tres enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en Estados Unidos y han alcanzado un nivel sin precedentes, alertó el CDC.

“Hemos llegado a un momento decisivo para la nación”, dijo el especialista Jonathan Mermin, director del Centro Nacional para el VIH, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), Hepatitis Viral y Tuberculosis del CDC.

“Los índices de enfermedades de transmisión sexual están aumentando y muchos de los sistemas del país para la prevención de estas enfermedades se han erosionado. Debemos movilizar, reconstruir y ampliar los servicios, o la carga humana y económica seguirá creciendo”, advirtió.

En los últimos años, más de la mitad de los programas estatales para la atención de ETS han sufrido recortes presupuestarios, lo que ha resultado en el cierre de más de 20 clínicas de ETS en los Departamentos de Salud estatales en un solo año.

Menos clínicas significan un menor acceso a las pruebas y el tratamiento de ETS para aquellos que necesitan estos servicios.

El CDC explicó que la clamidia, la gonorrea y la sífilis son curables con antibióticos. El acceso generalizado a la detección y tratamiento reduciría su propagación.

La mayoría de los casos de ETS continúan sin ser diagnosticados y sin recibir tratamiento, lo que coloca a las personas en riesgo de consecuencias graves para la salud y, a menudo irreversibles, como infertilidad, dolor crónico y un mayor riesgo de contraer el VIH.

Las enfermedades de transmisión sexual también imponen una carga económica importante. El CDC estimó que los casos de ETS cuestan al sistema de salud de Estados Unidos cerca de 16 mil millones de dólares al año.