Seleccionar página

Real del Monte es un poblado de legado minero, las casonas y construcciones de aire inglés se combinan con el olor a pastes y al pan de pulque que se cocina en sus hornos, mientras que el frío y la neblina cubren las chimeneas de las viejas minas y los altos pinos del panteón, donde reposan los cuerpos de quienes trabajaron para dar identidad a este poblado de la montaña de Hidalgo.

mina-acosta-3

Uno de sus atractivos es el museo de sitio de la Mina de Acosta, espacio dedicado a la historia de la minería en este lugar, la cual inició sus trabajos en 1727 y mantuvo su actividad productiva hasta 1985.

En el sitio se encuentran vestigios e instalaciones arquitectónicas, testimonio de sus etapas históricas: la colonia, la inmigración e inversión inglesa en la región iniciando la era del vapor y la llegada de la electricidad con los inversionistas norteamericanos.

La relación historíca y social de esta mina con la población hidalguense es un ejemplo de la influencia cultural debido a que la mina de Acosta fue explotada principalmente por ingleses a principios del siglo XX con el fin de extraer plata, oro y plomo.

mina-acosta-2

Lo más sobresaliente de esta mina es que cuenta con una de las chimeneas más antiguas y mejor conservadas. También puedes recorrer la Casa del Superintendente con su mobiliario original de la época inglesa.

En 1998 un grupo de entusiastas investigadores y amantes de la minería emprendió, con pocos recursos, la tarea de estudiar, proteger y difundir los vestigios materiales que han permanecido en el espacio de la Mina de Acosta.

Después de una minuciosa investigación de arqueología industrial y del esfuerzo personal del pequeño equipo, la Mina de Acosta, como museo de sitio, donde permite al visitante conocer la historia de una de las más ricas minas del estado hidalguense.