Seleccionar página

Cada ciudad forja sus símbolos y marcas, algunos de ellos se crean a través de la historia y otros con un simple desplante de belleza. Uno de los más conocidos es el acueducto de Querétaro, construcción que significa un hito en la arquitectura de México y que, gracias a su riqueza histórica e influencia en el trazado urbano, es un imán para viajeros de todas latitudes.

acueducto-queretaro-2

El Acueducto se encuentra ubicado sobre el Boulevard Bernardo Quintana y su construcción se debe al benefactor de Querétaro, Juan Antonio de Urrutia y Arana, Marqués de la Villa del Villar del Águila, quien lo mandó edificar entre 1726 y 1735, para satisfacer una petición de las monjas capuchinas y llevar agua hasta la ciudad.

Cuenta con 74 arcos de un máximo de altura de 23 metros y una longitud de mil 280 metros; está hecho de cantera rosa y mampostería en la alberca de captación y en la arquería. Actualmente el agua continúa llegando a la ciudad a través de él y es depositada en 10 fuentes públicas y 60 fuentes privadas localizadas en toda la ciudad.

El Acueducto no se salva de las leyendas y según cuentan que cuando el Marqués vio por primera vez a Sor Marcela el amor entre ambos surgió de inmediato, pero debido a la situación tan delicada, primero porque Sor Marcela era monja y segundo porque era sobrina de su esposa, nunca hubieran podido hacer realidad su amor, por lo que llegaron a un convenio.

acueducto-queretaro-1

Ella le ofreció su amor basado en el entendimiento mutuo, pero sobre todo lleno de pureza, pidiéndole a cambio “solamente” que construyera el ahora majestuoso Acueducto para conducir el agua al convento de las Capuchinas.

A fines del siglo XIX la llegada del ferrocarril a Querétaro trazó sus vías por debajo de uno de sus últimos arcos. Pocos años después, se decidió cambiar el curso del tren y quitar las vías bajo el acueducto para evitar su deterioro por la vibración.

En el siglo XX, el crecimiento de la ciudad envolvió al acueducto y en su eje corre hoy la Calzada de los Arcos y varias avenidas de importancia cruzan por debajo como la Avenida Bernardo Quintana.