Seleccionar página

Terminar una relación de trabajo es un proceso desafiante que no tiene necesariamente que salir mal. Sea cual sea la causa que te hace renunciar, siempre debes portarte a la altura y demostrar tu profesionalismo en todo momento.

renuncia

Algunas de las causas de la separación laboral podrán estar ligadas a un tema de salud, falta de crecimiento profesional, una nueva pasión laboral o un asunto de reinvención a nivel individual. En todos estos escenarios, es importante seguir estas 5 recomendaciones estratégicas para llevarla adecuadamente y con seriedad:

1.- Plantea tu decisión en el momento adecuado. Si la empresa está pasando por un mal momento o bien, un pico de producción en el que te necesita, no sería ético separarse. Este punto también se aplica al colaborador; si te sientes enojado o frustrado con la organización, no es un buen momento para tomar esta decisión.

2.- Notifícale a tu jefe directo. Se recomiendan 4 semanas de anticipación para anunciar tu separación, con la finalidad de darle tiempo a tus colegas de trabajo en dilucidar dudas en torno a las labores que has realizado y, conjuntamente, elaborar un plan de salida.

3.- Investiga con tu jefe cómo y cuándo comunicarles a tus colegas tu partida, con base en la cultura organizacional de la empresa.

4.- Haz una lista de pendientes. De esta forma tu jefe directo y/o colegas sabrán las tareas que deberán contar con un seguimiento prioritario.

5.- Envía un mail breve y conciso a tus colegas avisando que saldrás de la compañía. Para su redacción te recomendamos:

  • No describir detalles negativos de la separación.
  • Mencionar los proyectos o eventos que disfrutaste, te dejaron lecciones de vida y te hicieron madurar profesionalmente. ¡Este es el momento para recapitular los logros que consideras trascendentes!
  • Agradecer la oportunidad de haber colaborado en el cumplimiento y objetivos de la empresa.
  • Incluir tu información personal para contactos posteriores.
  • Extender ayuda a tus compañeros para facilitar tu transición y proceso de salida.

Aunque los cambios laborales son inevitables en la vida, resulta fundamental tomar la decisión de la separación con tranquilidad y, sobre todo, evaluando todas las consecuencias que se generarán en el futuro.

Saber decir adiós con elegancia y profesionalismo te garantiza no solo buenas recomendaciones, sino una posible recontratación en el futuro de darse el caso. Recuerda que dejar las puertas abiertas y un ambiente sano es una de las premisas fundamentales de las buenas relaciones laborales.

Fuente: Adecco