Seleccionar página

Una de las zonas residenciales más conocidas en la zona conurbada de la Ciudad de México es Lomas Verdes. Ubicado en el municipio de Naucalpan, este gran fraccionamiento se ha convertido en tendencia en los últimos días y no precisamente por problemas viales o construcciones irregulares, sino por la ola de inseguridad que azota a la zona.

lomas-verdes-3

Si bien, tanto la capital del país como el área metropolitana viven este mal, Lomas Verdes se ha convertido en foco rojo debido a los asaltos, secuestros y homicidios que se han desatado, especialmente donde se encuentran concentrados algunos centros educativos y comercios.

Y es que los delincuentes ya no solo se conforman con llevarse las pertenencias de las personas, sino que el nivel de violencia con el que se efectúan los crímenes es brutal, pues no se conforman ya con llevarse un botín o quitarle las pertenencias a las personas y terminan por asesinar a quien se resiste.

El pasado domingo 16 de octubre, vecinos del corredor Lomas Verdes-Echegaray, se manifestaron para exigir mayor seguridad, y bajo las consignas de “¡No más muertes!”, “¡Queremos vivir sin miedo!”, “¡Policía efectiva y no de adorno!”, presionaron a autoridades para que hagan su trabajo.

lomas-verdes-2

Los habitantes señalaron como detonadores los secuestros y homicidios de las estudiantes Karen y Adriana en la avenida López Mateos, así como la muerte del propietario de un restaurante de sushi, en Echegaray, y el plagio de dos jóvenes, en la colonia Altamira, uno de los cuales apareció muerto.

No obstante, fue hasta este martes que el escritor y periodista Héctor de Mauleón en su columna “En Tercera Persona”, hizo visible esta situación que estaba focalizada solamente en la zona. Tal como lo hiciera con el caso de la Condesa, de Mauleón volvió a tocar un punto sensible que es la inseguridad que se vive en muchas de las zonas de la gran metrópoli y la omisión e indiferencia con la que las autoridades manejan el tema, creando así un vacío que aprovecha el hampa para realizar sus fechorías, amparados por la impunidad.

Como casi siempre en estos casos, “muerto el niño, a tapar el pozo” y las autoridades comenzaron acciones que, a decir de varias personas, son meramente paliativos y se “echan la bolita” sin una solución de raíz.

lomas-verdes-4

Entre las acciones que dicen se están llevando a cabo está la reforzar la vigilancia y seguridad con 200 elementos del Ejército mexicano en las zonas señaladas como de alta peligrosidad como centros educativos, comercios y cajeros automáticos.

Sin embargo para las autoridades, este tema es cuestión de percepción y han culpado a las redes sociales de fomentar la psicosis entre los habitantes del corredor, a través de la difusión de datos falsos, convocatorias a reunir dinero para el rescate de los secuestrados e incluso, cadenas de oración públicas que lo único que hicieron fue afectar a la víctima cuya liberación se prolongó.

Incluso, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México tuvo que intervenir para pedir a los padres de familia y jóvenes que se abstuvieran de difundir información sobre estos casos en redes sociales, para no propagar rumores.

lomas-verdes-6

Lo trascendente en todo esto es la ineficacia y la lentitud con la que las autoridades intentan hacer frente a una problemática que no es de hoy. Está comprobado que las redes sociales han servido de denuncia ciudadana, en algunos casos, pero es realmente importante que entiendan que no es necesario llegar al caos para accionar y hacer frente al flagelo de la delincuencia. Muchos menos evadir el tema y salir a calmar a una sociedad diciendo que en la entidad “no pasa nada”. Y eso es en los tres órdenes de gobierno.

 

Ana Martínez–Gracida Núñez

Twitter: @Anaedutorurban

Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y norepresentan necesariamente la posición oficial del Parlamento