Seleccionar página

Solo imaginemos que estamos dentro de un avión y que una emergencia médica se presentara en pleno vuelo. ¿Nos importaría el color de la piel del médico que atiende?

delta-airlines-4

Seguramente la respuesta será un rotundo NO, pero una integrante de la tripulación de un avión de Delta Airlines las cuestiones humanitarias las dejó a un lado y se impusieron sus prejuicios.

El pasado 9 de octubre, durante el vuelo de Detroit con destino a Houston, se presentó un incidente y una de las azafatas acudió al audio como lo exige el protocolo para preguntar si algún médico se encontraba entre los pasajeros.

Fue entonces que Tamika Cross, una residente de ginecología y obstetricia en el Hospital Lyndon B. Johnson de Houston, reaccionó y se ofreció para socorrer a la persona afectada; sin embargo, la reacción de la azafata no fue la que esperaba.

delta-airlines-2

Cross publicó su historia en su cuenta de Facebook, donde contó que la empleada le dijo que estaban “buscando un verdadero médico o enfermera, o alguien de equipo médico, no tenemos tiempo para hablar contigo”.

En un claro caso de discriminación por razones raciales por parte de la empleada, la doctora añadió que la azafata trató de interrumpirla continuamente “a base de comentarios condescendientes”, cuando ella solo buscaba ayudar al pasajero en situación de peligro.

Tras este primer momento, al ver su insistencia, la azafata le pidió que le mostrara sus credenciales, le preguntó qué tipo de médico era, dónde trabajaba y por qué se encontraba en Detroit, mientras el pasajero necesitado de ayuda seguía sin recibir atención.

delta-airlines-1

En eso apareció otro pasajero de raza blanca, quien aseguró que era médico y se puso manos a la obra para intentar sacar al enfermo de su mal momento, mientras la azafata le daba las gracias a Cross, haciendo énfasis en que el hombre sí tenía las credenciales.

Posteriormente, la misma empleada se acercó a la doctora Cross para ofrecerle disculpas y le aseguró que le darían puntos para volar, en un acto que la afectada considera que pretendía hacer olvidar un caso de “discriminación flagrante”.

Su denuncia fue compartida en más de 40 mil ocasiones en Facebook y provocó miles de reacciones de apoyo y comentarios contra la actitud de la aerolínea, además de que Cross informó que emprenderá una demanda contra la aerolínea y la azafata implicada.