Seleccionar página

Lo dijo Audrey Hepburn, “si dices que algo es ‘muy Ralph Lauren’, inmediatamente se entiende lo que quiere decir”. Y es que, probablemente, Polo Ralph Lauren sea una de las marcas más reconocidas y consumidas del mundo gracias a su obstinada redefinición y difusión del estilo de vida wasp.

ralph-lauren-2

Su creador, indisociable de la firma, es Ralph Rueben Lifshitz, el cuarto y último hijo de un matrimonio de inmigrantes judíos rusos nacido en el Bronx el 14 de octubre de 1939. El pequeño Ralph lo tenía claro; cuando alguien le pregunto qué quería ser de mayor, él contestó sin pestañear: “Millonario”.

Quizás por ese motivo cambió su apellido por uno más acorde a su contexto, Lauren. Tras casarse con Anne Ricky Low-Beer en 1964 y vender en las tiendas Brooks Brothers, en 1967, fundó la marca Polo y montó su propia boutique de corbatas.

El camino hacía el éxito había comenzado y cinco años más tarde, y tras la gran acogida de sus propuestas masculinas, presentaría su primera colección femenina. Desde entonces, la expansión conocida por la empresa que además de moda vende estilos de vida, no ha encontrado límite.

ralph-lauren-3

Estandarte del estadounidense más emprendedor, sus campañas retratadas por el inconfundible lente del fotógrafo Bruce Weber han sabido recoger, revalorizar y difundir como pocos otros productos la herencia cultural anglosajona a través de su indisociable logotipo, un jugador de polo en el lomo de un caballo.

Lauren ensalza, sin aristas, a los grandes mitos americanos: de la estética de los wasp, es decir, blancos protestantes anglosajones; al cowboy solitario que recorre praderas, pasando por la tradición indígena; y por supuesto, los años dorados de Hollywood.

En 2015, Ralph Lauren anunció que su retiro como como CEO de la compañía que fundó para asumir los roles de presidente ejecutivo y director creativo, dejando al frente de la firma a Stefan Larsson, exdirector de Old Navy.