Seleccionar página

En muchos hogares europeos es relativamente frecuente encontrar el centro de lavado integrado a la cocina. Tal vez te resulte una opción un poco extraña pero en realidad es una solución viable para cuando necesitamos aprovechar el espacio al máximo.

centro-lavado-cocina-2

Para que no se vea todo amontonado, te damos a continuación algunas formas de hacer que esto funcione, así como algunos de los beneficios que nos traerá integrarlo a la cocina.

En primer lugar es importante considerar la parte superior de la lavadora o de la secadora como un espacio extra para su apertura. En caso de que estén separadas, puedes instalar alguna superficie de almacenamiento por encima y así hacer que valga la pena.

Mantén la ropa sucia fuera de la cocina hasta que la pongas a lavar. Como podrás suponer es recomendable que el almacenamiento y la clasificación de las prendas sucias se hagan en otros lugares de la casa y no justamente en la cocina. Además, para minimizar el riesgo de manchar la ropa limpia con alimentos también designa otro espacio para doblar la ropa.

centro-lavado-cocina-3

Acomoda tu lavadora y/o secadora en un armario de la cocina o detrás de una cortina para ocultarlos cuando no estén en uso.

Lo que sí es importante es que intentes realizar lavados con frecuencia a fin de evitar que la ropa se vaya acumulando y tengas que dedicar un día completo a estas tareas. Sin duda, esta puede ser una solución perfecta para ahorrar espacio en casa.