Seleccionar página

En lo que va del año, 742 unidades de transporte público han sido sancionadas, de las cuales 690 fueron enviadas al corralón y a 52 les suspendieron actividades, como parte del reordenamiento en los Centros de Transferencia Modal (Cetram).

op-pasajero-seguro-chap

El Instituto de Verificación Administrativa (Invea) informó, en un comunicado, que ha llevado a cabo 53 operativos en 22 paraderos de la ciudad, en coordinación con las secretarías de Movilidad y de Seguridad Pública capitalinas.

El consejero presidente de Invea, Meyer Klip Gervitz, afirmó que continuará la vigilancia, sobre todo en los lugares donde “los ciudadanos reportan que los vehículos que abordan no están en buenas condiciones o que presumen que carecen de documentos”.

Detalló que durante los dispositivos revisan documentos, como licencia, tarjeta de circulación, tarjetón y póliza de seguro; además, realizan una inspección físico-mecánica para verificar las condiciones de los vehículos.

La falta de documentos para prestar el servicio de transporte público individual y colectivo ha dado como resultado un total de 690 remisiones al corralón, de las cuales 113 fueron taxis y 577 microbuses, camiones o mini van, añadió.

Mientras, a las 52 unidades restantes se les colocaron sellos de suspensión de actividades, hasta por 30 días, por circular en condiciones inadecuadas, ya sea por tener vidrios rotos, llantas lisas o falta de asientos.

De esas suspensiones, seis fueron para automóviles de alquiler y 46 para colectivos.

(ntx)