Seleccionar página

El gobierno de Japón está preocupado porque sus trabajadores pasan mucho tiempo en sus labores y están muriendo por excederse. Esto, que en japonés se conoce como “karoshi”, es una tendencia que ha ido en aumento en los últimos años.

karoshi-1

Desde 1987, el Ministerio de Salud del país nipón ya había advertido sobre este fenómeno social, que se ha extendido al punto de que si se determina que alguien murió por karoshi, su familia recibe una compensación de unos 20 mil dólares por parte del gobierno y pagos de hasta 1.6 millones por parte de la compañía donde trabajaba la persona.

Según estadísticas oficiales, en 2015 sucedieron dos mil 310 muertes por exceso de trabajo, pero hay quienes ponen en entredicho estas cifras y sostienen que estas podrían alcanzar hasta 10 mil víctimas anuales.

Sicólogos identifican dos elementos que hacen que el karoshi se haya disparado en los últimos años: la tradición de trabajo fuerte y leyes muy débiles sobre regulaciones en los lugares de trabajo.

karoshi-2

A esto habría que sumarle las malas situaciones económicas que le ponen más presión a los trabajadores, quienes están estresados por pensar que pueden perder su trabajo y se sobresfuerzan para ir al trabajo incluso cuando están enfermos, al fin de responder a la competencia de otros países.

Entre los síntomas de este exceso de trabajo y una adicción al mismo están la ansiedad, la incapacidad para desconectar en el tiempo libre o las vacaciones, sentimiento de culpabilidad cuando no se trabaja, etc. Pero estos síntomas pueden ir más allá e incluso confundirse. Hay quien también padece dificultades para dormir, problemas gastrointestinales y habituales dolores de cabeza.