Seleccionar página

El secretario de Hacienda, José Antonio Made, no descartó la posibilidad de que el gobierno de México pueda usar la Línea de Crédito Flexible (LCF) que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por más de 80 mil millones de dólares, en caso de que los contextos difíciles se materialicen.

img_20161010_165859

En conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) acompañado por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, dijo que esta línea de crédito es uno de los instrumentos prudenciales con los que cuenta México.

Así, “habrá que evaluar en los diferentes momentos de tiempo si se usa y bajo qué condiciones”, puntualizó.

En Palacio Nacional, tras una reunión privada con el funcionario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), expuso que el sistema prudencial de México es robusto e importante, aunado a que incluye un paquete fiscal responsable, una política de coberturas petroleras, acumulación de reservas internacionales y la LCF con el FMI.

Al respecto, el secretario general de la OCDE dijo que la LCF de México con el FMI es un “blindaje” que se tiene con la esperanza de que nunca tenga que ponerlo a prueba.

Pero si llegara el caso, agregó Gurría, tener esta línea de crédito quiere decir que un país cuenta con seguridad y ante la especulación “uno va a tener una enorme cantidad de municiones y una enorme cantidad de pólvora para poderle hacer frente a la especulación”.

Gurría apuntó que este “blindaje”, de ser una buena iniciativa, se ha vuelto una parte muy importante de la cultura de la prudencia en las finanzas públicas y se ha profesionalizado, al igual que el manejo de la deuda en México, la cual se podría pagar con una fracción de las reservas internacionales.

Al respecto, Meade Kuribreña consideró que el solo hecho de tener esta línea de crédito es una señal en sí misma y quiere decir que el mundo y los organismos multilaterales tienen confianza en el país, al darle la posibilidad de complementar sus reservas internacionales con estos más de 80 mil millones de dólares que en un momento dado se pueden “jalar”.

El encargado de las finanzas públicas dijo que habrá que estar pendiente de las circunstancias para determinar un eventual uso de la LCF, pero subrayó que México ha mostrado ser eficiente en la construcción de un marco prudencial y en su buen uso.

Comentó que México fue pionero en el acceso a una Línea de Crédito Flexible del FMI, la cual hoy se suma a las reservas internacionales como un mecanismo que, en su caso, daría liquidez al Banco de México y flexibilidad en el uso de reservas como política de respuesta frente un entorno de incertidumbre.

A ello hay que sumar el paquete económico 2017, que emite señales positivas al proponer regresar a un superávit primario, donde el ajuste al gasto corre a cargo del gobierno, para lo cual confió que se contará con la solidaridad del Congreso.

En cuanto a la recomendación del FMI para que México cree un Consejo Fiscal, estimó que esta propuesta no es pertinente ni viable, pues “no hay mejor Consejo Fiscal que el propio compromiso del gobierno con la responsabilidad”.

Sostuvo que México no requiere de un acompañamiento para acreditar un manejo responsable, pues lo ha hecho por muchos años, con el apoyo solidario del Congreso, “y en eso radica nuestra principal fortaleza”.

Cuestionado sobre las peticiones para asignar 140 mil millones de pesos para el combate a la corrupción, el secretario de Hacienda precisó que el paquete económico ya considera nueve mil millones de pesos para apoyar los componentes del Sistema Nacional Anticorrupción.

Informó que durante la reunión privada que sostuvo previamente con el secretario de la OCDE, revisaron conjuntamente cómo va la economía mexicana y los retos que enfrenta el mundo en el actual entorno internacional complejo.

(ntx)