Seleccionar página

Las áreas de oportunidad están presentes en todas las empresas. A veces, basta con ser un poco observador y hacer algo diferente. El reconocimiento a tu iniciativa puede estar a la vuelta de la esquina.

destacar-empleo

¿Cuándo fue la última vez que recibiste un reconocimiento por tu desempeño?, ¿recuerdas lo que se siente percibir un bono?

Si han pasado más de seis meses y no has recibido ni siquiera una felicitación por tu trabajo, es probable que no estés aportando lo suficiente y es momento de intentar algo distinto.

Siendo honestos, cumplir con el trabajo diario está bien, pero no lo es todo. La competencia cada día se fortalece, las empresas son cada vez más exigentes y requieren elevar la calidad en todos los aspectos. Anímate a intentar alguna de las siguientes estrategias para empezar a destacar:

1.- Observa. Algo tan simple como detenerse a observar los procesos y las dinámicas de la organización puede indicarte dónde están las áreas de oportunidad. No se trata de dedicarse a detectar los errores de los demás, sino de empezar con una evaluación para identificar lo que podemos mejorar.

2.- Más con menos. Cualquier compañía agradece al colaborador que hace más con menos. No es tan complicado, pues en ocasiones los procesos suelen dificultarse simplemente porque “siempre los hemos hecho así.” Las herramientas tecnológicas ofrecen aplicaciones que suelen ahorrar tiempo y costos en el trabajo: quizá sea momento de utilizarlas.

3.-Trabajo en equipo. La tendencia organizacional apunta al trabajo en equipo como una modalidad cotidiana de funcionamiento. Por lo tanto, evitar o complicar el desempeño de un equipo puede ser motivo para no destacar. Por el contrario, los colaboradores que fomentan y facilitan esta forma de trabajo son los más apreciados. Incluso es sugerible participar en equipos multidisciplinarios, multigeneracionales y, por supuesto, multinacionales.

4.- Apertura al cambio. Lo único seguro es el cambio y si llevamos esta premisa de vida a las organizaciones, concluimos que los colaboradores deben estar preparados para ello. La tolerancia a la frustración y la apertura de pensamiento son valores que permiten destacar en el trabajo. La zona de confort envejece a la gente y a las organizaciones a las que pertenecen.

5.- Sigue aprendiendo. Quien diga que lo sabe todo no puede estar más equivocado. En el mundo laboral se aprende todos los días y es necesario estar preparado para aceptarlo con sencillez. Este valor no depende de la capacitación organizacional solamente, de hecho, va más ligado a la voluntad del colaborador para seguir creciendo profesionalmente. Hoy en día existen muchos cursos en línea (algunos sin costo) que pueden ser de gran ayuda.

Como puedes observar, no hace falta convertirse en un workaholic para recibir el próximo bono o la palmada en la espalda de tu líder. Simplemente se requiere una dosis de apertura, voluntad e inmensas ganas de seguir progresando.

Fuente: Adecco