Seleccionar página

A veces es necesario desconectar del trabajo y hacer cosas que no se hacen habitualmente, pero estos policías de Nueva Zelanda se lo tomaron muy en serio y decidieron darse un “break”.

policia-nueva-zelanda-1

Para salir un poco de la monotonía, comenzaron a rapear dentro del elevador de la comisaría en la que trabajan, con el fin de convocar a más compañeros para que se unieran a ellos al ritmo de la música.

Todo esto quedó registrado en un video, donde se puede ver que dos comisarios se meten al ascensor. De repente, uno de ellos golpea el suelo con el pie e inicia una serie de pasos que producen el efecto de una canción rapera.

Su compañero lo sigue golpeando las paredes del elevador y al cabo de unos minutos, cinco policías más se unen a la impactante producción musical. Todos efectúan distintos sonidos y logran así una asombrosa pieza de rap.

Todo termina cuando el ascensor se abre en uno de los pisos de la comisaría. Los policías salen como si no hubiese pasado nada.