Seleccionar página

Miles de personas en el mundo conocen los beneficios del spinning, un sistema aeróbico que trabaja resistencia, velocidad y fuerza a bordo de una bicicleta estacionaria. Se trata de uno de los mejores entrenamientos para el corazón y además protege las articulaciones de sufrir lesiones.

spinning 2

La verdad es que cualquier persona, independientemente de su género, edad o nivel de acondicionamiento físico, puede hacerlo. Lo ideal son unos 45 minutos a diario con respectivas intensidades, según algunas categorías.

Incluso uno de los mayores incentivos a la hora de practicar spinning es gracias a la conformación de grupos y juegos de luces o música que hacen más entretenida la práctica.

Se estima que cuando se practica el spinning una persona puede llegar a perder fácilmente entre 500 y 900 calorías, además tonifica los bíceps, tríceps y abdominales, fortalece las piernas, los glúteos y aumenta la resistencia física.

Aunque el spinning es un deporte que al parecer solo se puede hacer de una forma, la verdad es que existen al menos tres posiciones que son fundamentales para sacarle provecho a esta práctica deportiva y aquí te decimos cuáles son:

spinning primera posicion

– Primera posición: Debes colocar las manos en el centro del manubrio, ponlas muy pegadas o bien una encima de la otra. Esta es una buena posición para hacer calentamiento previo, terminar el ejercicio o bien descansar en intervalos.

spinning segunda posicion

– Segunda posición: Pon las manos en la mitad de las manijas. Durante casi todo el desarrollo de la clase tus manos se colocarán en la segunda posición, aunque en algunos momentos pasarás a la posición número tres.

spinning tercera posicion

– Tercera posición: Consiste en colocar las manos en los extremos del manubrio. Esta únicamente debe utilizarse cuando estás pedaleando de pie. Si lo haces sentado podría tener efectos adversos en tu espalda.

Usualmente cuando asistes a grupos de spinning, el instructor del grupo es quien determina la secuencia o cambio de posiciones. Aunque las variaciones de movimientos no son en efecto muy radicales, la verdad es que sí generan una incidencia en las partes del cuerpo que trabajas cuando haces spinning.