Seleccionar página

Desde su presentación inicial en ferias de juguetes selectas de todo el mundo a principios de este año, los Hatchimals se han convertido en uno de los juguetes más esperados de 2016.

Escondido dentro de un brillante huevo moteado, el Hatchimal depende de la curiosidad, la atención y el cuidado de los niños. El Hatchimal responde al poder del contacto humano y comienza a tratar de salir del huevo y comunicarse a través de pequeños golpes, toques, luces y sonidos; qué Hatchimal está dentro solo se descubre cuando abre el cascarón.

La eclosión es un momento único que nunca se repetirá, pero esto es solo el principio de toda una experiencia. El niño es la clave para liberar la magia del juguete, y, con atención, puede ayudar a que su Hatchimal crezca en tres fases: Hatchimal bebé, niño y adulto; enseñándole a caminar, hablar, jugar y más.

Existen dos especies de Hatchimal: Pengulas y Draggles. Los niños escogen el color del huevo y la especie, pero el Hatchimal les escoge a ellos. Los huevos de Pengula vienen en dos colores, rosa y verde azulado o rosa, mientras que los huevos de Draggle pueden ser tanto morados como verdes y azules.

Este nuevo juguete incorpora lo mejor de jugar y cuidar, tal como lo hacían los antiguos Tamagotchi, junto con la interacción que ofrece la robótica de forma realmente innovadora y entretenida, y han llevado a las mascotas virtuales a dar el paso hacia el mundo real.

Los Hatchimals ya se encuentran disponibles desde este viernes en las principales jugueterías de todo el mundo y en la tienda en línea del fabricante. Eso sí, no son nada baratos, su precio asciende a casi 60 dólares, poco menos de 1,200 pesos al tipo de cambio actual.