Seleccionar página

El presidente Enrique Peña Nieto reconoció las labor de los militares en la aplicación del Plan DN-III-E y rindió un homenaje a los 114 soldados y marinos que en esta administración han fallecido, durante el cumplimiento de su deber.

epn-dn2

Acompañado por los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, el mandatario dijo que “ahí donde son requeridos, los integrantes de las Fuerzas Armadas están listos para defender a sus compatriotas ante cualquier amenaza, incluso a costa de su vida”.

“Así sucedió el pasado 30 de septiembre, cuando integrantes de esta gran institución fueron atacados en Culiacán, Sinaloa, ocasionando que 10 compañeros fueran heridos y provocando la irreparable pérdida de cinco soldados leales a México”, refirió.

Antes de expresar su solidaridad y pésame, así como pedir un minuto de silencio en su honor, llamó a recordar a los militares caídos “como personas que han dejado a hijos que crecerán sin su padre, a esposas que enfrentarán solas la responsabilidad familiar y a padres que soportaron el peor de los dolores: tener que despedir a su hijo”.

En la celebración por el 50 aniversario del Plan DN-III-E, reconoció que “ante los peligros que acechan a la población, ustedes siempre son los primeros en llegar y los últimos en irse”.

“En situaciones de emergencia, la presencia de nuestras fuerzas armadas significa aliento y alivio, consuelo y esperanza. México está por siempre agradecido con ustedes”, agregó.

Con la presencia de los representantes de los tres Poderes de la Unión, gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, resaltó que sin importar la magnitud o la dificultad del desafío, soldados pilotos y marinos han sabido mantener en alto su firme e indeclinable convicción de servir a México.

A través del Plan DN-III-E, son incontables las vidas que han salvado, los apoyos que han entregado o las comunidades que han ayudado a reconstruir.

Cada vez que se active esta estrategia de apoyo a la población civil, así como el Plan Marina, habrá mexicanos en riesgo, preocupados por su vida y la de los suyos, así como “mexicanos que tendrán la confianza de que ustedes llegarán para auxiliarlos y protegerlos

Luego de entregar 191 condecoraciones y reconocimientos a personal militar que se ha destacado en la aplicación de este plan, desde su creación en 1966, afirmó que “si algo ha permitido generar una alta estima y reconocimiento de los mexicanos a las Fuerzas Armadas, es su respaldo en los momentos más difíciles”.

Recordó diversas contingencias en las que el personal militar actuó para apoyar a la sociedad, como el terremoto de 1985, la explosión de gas en San Juanico o los huracanes Ingrid, Manuel y Patricia.

Tanto el Plan DN-III-E como el Plan Marina, que se basa en el primero, “se han convertido en el rostro más cercano de las fuerzas armadas”.

Peña Nieto hizo un reconocimiento a las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina-Armada de México (Semar), por la proyección efectiva para proteger la vida y mitigar los riesgos.

Su valor y eficacia ha permitido que durante cinco décadas, la nación haya superado los retos en el país, que es particularmente vulnerable a los fenómenos naturales.

En la Plaza de la Constitución, el presidente también anunció que dio indicaciones para que México preste ayuda humanitaria durante las etapas de auxilio y recuperación al pueblo de Haití, que resultó afectado por el paso del huracán Matthew.

Al término de la ceremonia el Ejecutivo federal, acompañado por los titulares de la Sedena y Marina, así como el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, dio el banderazo de salida a los autobuses de servicios turísticos que mostrarán imágenes alusivas a los 50 años del Plan DN-III-E.

(ntx)