Seleccionar página

Con tres periodos en la presidencia de Rusia, Vladimir Putin se ha convertido en el que más tiempo ha estado en ese cargo desde la caída de la URSS, logrando un gran proyección en el escenario mundial.

putin-3

Abogado y político de profesión, Vladímir Vladímirovich Putin, su nombre completo, nació en Leningrado el 7 de octubre de 1952, en el seno de una familia bastante humilde, aunque esto no sería para nada un obstáculo en su progreso.

Putin se graduó con honores de la carrera de Derecho de la Universidad Estatal de Leningrado, tras lo cual ingresó en el servicio de espionaje del KGB, siendo destinado como agente en Dresde, Alemania Oriental.

A su regreso a Moscú se contacta con el dirigente político Anatoli Sobchak, quien lo introduciría en la política para no irse jamás. Una vez que Boris Yeltsin se alzó con el poder ruso, Putin se convirtió en uno de sus hombres de máxima y absoluta confianza, y se desempeñó en diversos cargos clave.

putin-2

Antes de que terminara el siglo XX, Putin logró su primer gran triunfo en las legislativas y a los pocos días, la renuncia de Yeltsin a la presidencia lo convirtió en jefe de estado y jefe de las fuerzas armadas.

En marzo del 2000 fue elegido como presidente a través del voto y en el 2004 logró su reelección, situación que habla del completo complacimiento que existe entre la sociedad rusa y Putin, que recientemente también volvió a elegirlo.

Su tercer mandato lo logró en 2012, luego de un periodo de cuatro años, al no poder presentarse como candidato debido a que la Constitución rusa no lo permite, en medio de acusaciones de fraude por parte de la oposición.

putin-4

Históricamente, sus mandatos han sido ampliamente aceptados por los ciudadanos rusos, pero criticado por diferentes personalidades, especialmente fuera de su país, por supuestas violaciones a los derechos humanos y a las libertades religiosas, por su manejo del conflicto checheno, así como también por reformas políticas que han sido interpretadas por algunos como un retroceso en las conquistas democráticas rusas.

También se le ha acusado de utilizar selectivamente la justicia para disuadir adversarios y de haber impuesto el control sobre la televisión, cuyos principales canales volvieron a manos del Estado o de empresas cercanas controladas por éste.