Seleccionar página

A lo largo de su carrera, Bette Davis fue señalada como una actriz que, a diferencia de otras colegas de su época, optó por interpretar papeles poco simpáticos y fuera de los comunes para una mujer de ese momento, como manipuladoras, asesinas o personas de mayor edad a la suya.

bette-davis-2

Muchos de sus contemporáneos señalan que, si bien muchas de sus películas no tuvieron el éxito esperado, Davis se destacaba de todas formas por la recreación de personajes muy variados y su personalidad fuerte. De hecho, la revista Life la calificó como la actriz más representativa de su época y el American Film Institute la situó en el segundo puesto de su lista de las “50 mayores leyendas estadounidenses de la pantalla”, sólo por detrás de Katherine Hepburn.

Era bella, pero no fue considerada como una belleza. Su rostro era particular y no encajaba en los cánones de belleza de la industria del cine. Bette Davis odiaba cuando mencionaban una y otra vez sus “ojos saltones” como característica principal de su rostro.

Provocaba sensaciones intensas en todo el que la conocía. Muchos la pintan como una mujer insoportable, cruel, cínica. Sus ataques de ira comenzaron desde pequeña como respuesta a la tensión que había entre sus padres y nunca supo abandonar el comportamiento obsesivo y los arranques de genio de los que hablan todos los que la rodearon.

La imposibilidad de conseguir papeles de mayor envergadura en Broadway, donde comenzó su carrera artística, motivó su traslado a Hollywood, donde sus comienzos fueron igualmente difíciles.

Su elección de películas fue poco convencional, interpretó papeles de manipuladoras y asesinas cuando las actrices de la época generalmente preferían papeles más simpáticos, y se destacó con ellos. Era partidaria de la autenticidad por encima del glamour y deseaba cambiar su propia apariencia si le venía bien al personaje. De hecho, fue la primera actriz en interpretar personajes de más edad que ella misma, y por ello no tuvo que hacer la difícil transición a papeles de carácter cuando envejeció.

Durante sus 60 años de reinado en el mundo del séptimo arte, Bette Davis recibió una docena de premios, entre ellos dos Oscares, el primero por Dangerous, en la que interpretaba a una vieja actriz alcohólica, un papel similar al que encarnó 15 años más tarde en Eva al desnudo; y el segundo por su interpretación en Jezabel.

bette-davis-3

De hecho, está la anécdota de que fue ella quien puso nombre al popular galardón de la Academia de las Ciencias Cinematográficas de Hollywood, debido a que encontraba sus rasgos algo semejantes a los de su segundo esposo, cuyo segundo nombre era Oscar.

Bette Davis fue uno de los últimos monstruos sagrados de Hollywood, murió el 6 de octubre de 1989 en París, a causa de un cáncer de seno que sufría desde hace años. Sus restos fueron sepultados en el Forest Lawn Hollywood Hills Cemetery de Los Ángeles, donde su epitafio dice: “Lo hizo a la manera difícil”.