Seleccionar página

Un ser humano con discapacidad, no es un discapacitado; no se refiere a alguien sin capacidades. Su situación se debe a una condición física. En el mundo laboral, existen empresas incluyentes que valoran el potencial del individuo antes que sus funciones corporales.

persona discapacitada trabajo 3

En México, cada año se suman más compañías en pro del ‘Distintivo Empresa Incluyente’ y la cifra se eleva considerablemente a favor de las oportunidades para mentes brillantes que viven ancladas a una silla de ruedas, por ejemplo; no así a la improductividad.

Personas en condiciones de vulnerabilidad pueden acceder a un empleo formal donde se evalúe su productividad.

Inclusión laboral debería ser un compromiso urgente para el mundo empresarial para aceptar y vincular a personas que sobresalen por ser productivas, porque su discapacidad no frena su desarrollo profesional.

Conciencia por encima de una situación de buena voluntad. Darle la oportunidad a un ser humano con alguna discapacidad es abrir el horizonte de la aceptación social que prima en materia de resultados.

En nuestro país existen empresas como OXXO, General Motors, Home Depot, Sabritas, entre otras, que hacen parte del censo de más de 500 entidades comerciales privadas que reclutan personas con alguna discapacidad.

Asimismo, el objetivo del programa de inclusión laboral busca que al menos el 3% de la plantilla laboral de una empresa, pueda estar conformado por individuos en condición de vulnerabilidad, así como comprobar que una limitación física no interfiere en los resultados laborales finales.

Este tipo de acciones colocarían a tu organización en una empresa de oportunidades y con un alto nivel de conciencia que busca crecer junto a las personas con discapacidad. Valorar la inteligencia, productividad, entrega al trabajo, dedicación, esfuerzo, disciplina y constancia, vale más que señalar una discapacidad.