Seleccionar página

Tener exámenes suele ser visto negativamente por la mayoría de los estudiantes. En gran parte porque causa estrés y nervios no saber qué te preguntarán y cuál será tu resultado. Pero tranquilo, aquí te damos algunas estrategias de estudio para que te sientas mejor preparado, disminuyas tus nervios y salgas triunfante en tus resultados.

estudiar

Organiza tu tiempo. Lo más importante es poner orden en tu vida. Anota las actividades que son importantes y no puedes dejar de hacerlas, las responsabilidades que tienes que cumplir, y las actividades extra que te guste realizar (hobbies). Una vez que le hayas asignado un tiempo a cada actividad, anótalo en un calendario, o un horario de actividades por semana. Dale prioridad a lo que tienes que hacer y no olvides asignar un tiempo para descansar, dormir, comer, hacer ejercicio y realizar los pasatiempos que te gusten. Revisa cada mañana la lista de actividades que tienes por delante y te será más sencillo cumplir con todo.

tiempo

Piensa positivamente. La programación neurolingüística es de suma importancia para obtener resultados positivos o negativos. Piensa que solo es una evaluación que te servirá para darte cuenta de cuánto sabes y qué conocimientos necesitas reforzar. No dejes que fluyan pensamientos de miedo o negativos, sino realistas y de motivación. Piensa en las posibilidades de salir bien o mal y las consecuencias. En ambos casos no será el fin del mundo, siempre habrá una solución. Recuérdate a ti mismo: “sí puedo”. “lo intentaré”, “me concentraré”, “estudiaré 1 hr completa”, “si me esfuerzo me daré una recompensa”, “si me esfuerzo después tendré tiempo para hacer otras cosas que me gusten”.

positivo

Busca el lugar adecuado. Estudiar en tu cama hará que te dé sueño o flojera, estudiar en la cocina te dará hambre, estudiar frente al televisor sólo logrará que renuncies al estudio y prefieras concentrarte en tu programa de T.V. favorito, etc. Así que mejor busca un área de la casa tranquilo, donde haya un asiento cómodo, una mesa, que tenga buena iluminación, donde no haya mucho o nada de ruido y que no esté muy cerca de cosas con las que sabes que te puedes distraer fácilmente.

habitacion

Ahora que, si por más que buscas, en casa no encuentras ese lugar para tu estudio o no te acomodas, existen más opciones, como una biblioteca, un área abierta, un parque, alguna cafetería, etc. Opciones hay muchas, no te cierres.

Estudia por materias. Si tienes que presentar diferentes asignaturas, no te concentres sólo en una por tiempo prolongado. Dedica tiempo para todas las asignaturas: comienza con las que se te faciliten, prosigue con las que te sean un poco más difíciles y termina con las más complicadas. Solo si tienes una materia que tengas que rescatar y te resulte muy complicada, dedícale tiempo extra (más que el que le das a las otras). Dedicarle un tiempo a cada una, durante el mismo día, te hará menos tediosa la tarea y no le agarras desprecio a una.

libros

Toma breaks. Darte tiempo entre materia y materia es fundamental. Después de estudiar una hora completa, por ejemplo, sal a caminar, ve a tomar un refrigerio, o escucha una canción que te guste. El cerebro también necesita descansar y procesar lo que acabas de estudiar. Además, ayudará a que tu cuerpo se desentuma, mantengas tu motivación y atiendas otras necesidades.

escuchar-musica

Usa diversas técnicas de estudio. Memorizar ayuda para algunos temas, pero también puedes hacer una lectura a fondo (leer, subrayar, anotar las ideas principales), relacionar diferentes elementos con imágenes, hacer un resumen, relacionar el tema con cosas de tu vida cotidiana, aplicarte una autoevaluación, grabar tu voz diciendo lo que tienes que aprenderte, complementar la información que tienes con tus compañeros de clase, platicar sobre la materia con algún amigo que no esté relacionado a ella o investigar más a fondo sin conformarte solo con la información que te dio tu profesor.

Subrayado

Come saludablemente. El cuerpo necesita de buena energía para enfrentar horas de estudio y esto sólo se logra al ingerir alimentos sanos. Evita las grasas saturadas y azúcar refinada en ellos, come muchas frutas y verduras, hidrátate bien y sobre todo, no te saltes comidas, procurando comer a las mismas horas todos los días.

comida

Haz ejercicio. Hacer ejercicio mantendrá tu cuerpo y mente activos, además de que ayudará a tu cerebro a procesar y funcionar mejor.

hacer-ejercicio

Duerme bien. Para rendir en el estudio se necesita dormir 8 horas. Desvelarse disminuye la concentración y los resultados no serán los adecuados.

dormir

Lleva el material necesario. Por último, no olvides llevar el material que necesites el día del examen: lápiz, borrador, hojas blancas, plumas, calculadora, diccionario, etc.

material escolar

Ánimo, ahora depende de ti y de cuántas recomendaciones pongas en práctica.