Seleccionar página

Es cierto que el agua es esencial para el cuidado de tu jardín, pero demasiada o muy poca puede hacerle daño.

regar-pasto-2

Mientras que encender los aspersores toda la noche puede crear las condiciones adecuadas para que tu pasto se enferme, el poco riego hace que el césped desarrolle raíces poco profundas y puede traer problemas en el clima caluroso. Para evitar todo esto, te mostramos cómo regar el pasto para que crezca fuerte y brillante.

Riego básico

Por lo general, la Madre Naturaleza proporciona suficiente agua a través de la lluvia para que el pasto crezca fuerte; sin embargo, hay momentos en que se tiene que completar el riego, por ejemplo, cuando el pasto está recién plantado, o en períodos prolongados de calor y sequía.

Si optas por regarlo, espera hasta que el césped se vuelva de color verde opaco y las huellas permanezcan visibles en la hierba; ese será el momento perfecto para echarle agua.

regar-pasto-3

Cuándo regar

Asegúrate de regar profundamente y con poca frecuencia. Evita regar entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde, que son las horas más calurosas del día. Lo mejor es hacerlo muy temprano, cuando hay menos viento, menos sol y el pasto tendrá un día completo para secarse.

Ahora bien, regar en la noche invita al moho y los hongos, pero si no puedes hacerlo en la mañana, hazlo antes de las siete de la noche. En el calor de la tarde, gran parte del agua se puede perder en el viento y la evaporación.

Cómo regar

Si utilizas aspersores, aplica cuatro centímetros de agua dos veces por semana. Coloca latas de atún vacías para medir y determinar el tiempo necesario para aplicar un buen riego a fondo. Podría tomar entre 15 y 30 minutos, dependiendo del tipo de rociadores que utilices. Además, los aspersores no siempre riegan el agua en forma pareja.

Para asegurarte de que el agua va a donde se supone que tiene que ir, verifica que los niveles de agua en las latas de atún son iguales en diferentes puntos de la superficie del césped.

regar-pasto-4

Deja el pasto en estado latente

Otra alternativa de riego durante una prolongada sequía es dejarlo en estado latente y que se vuelva marrón. El pasto es increíblemente resistente y puede tolerar condiciones secas durante un máximo de dos meses si se deja solo. Se recuperará cuando la lluvia y temperaturas más frescas regresen, sobre todo si estuvo bien alimentado en primavera.