Seleccionar página

La fascitis plantar consiste en la inflamación de la membrana que recubre la musculatura de la planta del pie y de la zona que se inserta en el talón, provocada por las tracciones en cada impacto y en los movimientos de propulsión del pie.

Fascitis-plantar

Esta se presenta como un dolor extremo en la parte inferior del pie que no sólo puede afectar a quienes practican deportes, sino también a quienes experimentan un aumento de peso o pasan mucho tiempo sentados o en posición erguida. Si no se trata, puede convertirse en crónica.

La fascitis plantar es la lesión más frecuente en los deportistas que realizan un esfuerzo continuado y movimientos muy repetitivos con los pies, como los atletas o los futbolistas.

La actividad a la que los deportistas someten a sus talones, especialmente cuando se corre en terrenos o superficies duras, provoca una continua percusión en la planta de los pies que produce microtraumatismos que, a su vez, son los responsables de una posible inflamación del talón y su consecuente generación de dolor.

Para prevenir la fascitis plantar, se recomienda realizar los ejercicios de calentamiento y estiramiento previos al ejercicio físico y realizar antes de cada entrenamiento una carrera suave de cinco o 10 minutos.

Fascitis-plantar2

Esta dolencia no afecta sólo a los atletas o deportistas profesionales, sino que es cada vez más frecuente entre la población general debido a la tendencia a la vida sedentaria o asociada a determinadas actividades laborales o profesionales como la hostelería, el comercio o la conducción de vehículos.

El aumento de peso o pasar mucho tiempo sentado o de pie puede provocar este problema. Por lo general, las primeras señales de fascitis plantar son dolor de talón cuando se sale de la cama.

En caso de tener los síntomas, hay que acudir al médico especialista que será quien nos verifique la lesión y nos indique el tratamiento.