Seleccionar página

Un lugar mágico de belleza desolada, criaturas inusuales, plantas únicas y características geológicas notables, así es El Pinacate y Gran Desierto de Altar, declara como Reserva de la Biósfera por el gobierno federal de México e inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

pinacate-3

De los cuatro desiertos de Norteamérica, el Sonorense contiene la mayor diversidad; éste cubre además una porción de Baja California y Baja California Sur, así como Arizona y California en Estados Unidos, pero sin duda alguna, esta zona es la más impresionante, gracias a sus paisaje de cráteres volcánicos bañados en lava negra en el Pinacate, así como las dunas que se forman en el Gran Desierto de Altar.

Sus diez enormes cráteres circulares de gran profundidad constituyen sólo parte de la belleza de este excepcional lugar, el cual posee la mayor biodiversidad de los cuatro desiertos norteamericanos.

El Pinacate es una zona excepcional para el ecoturismo y la observación de cientos de aves que se deslizan por sus aires con un fascinante escenario desértico de fondo. Dentro de la zona volcánica existe un museo que ilustra la prehistoria y evolución de esta área, la cual por defectos geográficos o por efectos externos, se ha transformado a través del tiempo.

pinacate-2

Esta área natural protegida alberga más de mil especies de flora y fauna; aquí habitan 40 especies de mamíferos, 200 de aves, 40 de reptiles, así como anfibios y dos especies nativas de peces de agua dulce. También existen algunas en peligro de extinción como el berrendo de Sonora, el borrego cimarrón, el monstruo de Gila y la tortuga de desierto.

El Pinacate y el Gran Desierto de Altar también son poseedores de un gran acervo de vestigios arqueológicos que data de hace más de 20 mil años. Los pápagos o tohono o’odham, etnia que aún habita el territorio, lo considera un sitio cultural muy importante, pues mantienen la creencia de que el origen de su creación se dio en el Pico Pinacate, donde aún realizan ceremonias sagradas.

El nombramiento de El Pinacate y Desierto Gran Altar representa un orgullo para México, fue por eso que la Unesco recibió su candidatura en la que se acredita que esta Área Natural Protegida posee un valor universal excepcional con ecosistemas naturales representativos e importantes para la conservación de la biodiversidad, además de una belleza paisajística y estética únicas en el mundo.

pinacate-4

La distinción otorga a México el quinto sitio natural nombrado patrimonio de la humanidad, antes fueron la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an, el Santuario de Ballenas El Vizcaíno, las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California y la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca.