Seleccionar página

El Fuerte de San Diego es el monumento histórico más relevante del puerto de Acapulco y la fortaleza marítima más importante a todo lo largo del Océano Pacífico.

fuerte-san-diego-4

Situado en un promontorio, en el actual barrio de Petaquillas, en el corazón del viejo Acapulco, forma parte esencial de la fisonomía del puerto y destaca por su singular traza geométrica en forma de estrella de cinco picos, un diseño de los más adelantados de ingeniería militar de su época.

El Fuerte de San Diego fue construido en 1616 y tras un terremoto en 1776 fue reconstruido, adquiriendo su forma actual, que le ha valido el título del bastión histórico más importante y la mayor fortaleza marina del océano Pacífico.

En 1615, los conquistadores alarmados por los ataques de los piratas, ordenaron la construcción de un fuerte, a Adrián Boot, quien había intervenido en la edificación del Fuerte de San Juan de Ulúa, en Veracruz.

fuerte-san-diego-2

A los seis meses, se habían terminado Los Caballeros del Rey, El Príncipe y El Duque, correspondientes a la banda de tierra y sus lienzos. Estaban en construcción Los Caballeros de Guadalcázar, El Marqués y los terraplenes, cuando un terremoto afectó la obra.

Se hicieron las reparaciones, la portada y el puente levadizo, y dos años más tarde, el fuerte quedó concluido. Se realizaron pruebas de artillería en las que las balas llegaban hasta la punta del grifo, cerrando con ellas el acceso a la bahía, contaba también con cuarteles, una casa para el castellano, la del condestable y una sala de armas.

En 1776, el Fuerte de San Diego fue remozado por el ingeniero Miguel Constanzó, dejando una explanada pentagonal con cinco baluartes. Para 1783, la obra estaba concluida y tenía cabida para dos mil hombres con víveres y agua potable para todo el año.

fuerte-san-diego-3

Durante la Independencia, José María Morelos lo tomó en 1813 durante un asalto nocturno. Sirvió de albergue a muchas familias y a los oficiales del ejército que lo resguardaban. Se dice que allí nació la célebre frase “!Viva España, hermana, más no dominadora de América!”.

Desde 1986, el inmueble alberga al Museo Histórico de Acapulco, que comprende 13 salas de exhibición a través de las cuales se pretende identificar a los habitantes del estado de Guerrero con los momentos más importantes de su historia y para los moradores de Acapulco con la historia de la fortaleza.