Seleccionar página

Degustar recetas elaboradas por chefs de renombre internacional a bordo del transporte público puede parecer algo irreal, pero es posible en Bruselas, donde la administración local decidió crear un restaurante móvil para promover el turismo en la ciudad.

tram-experience2

Tram Experience es un tranvía de dos vagones convertido en restaurante gastronómico de alto nivel, que ofrece como bono una gira turística.

El menú se sirve durante las poco más de dos horas que el tren lleva en su recorrido por algunos de los principales puntos turísticos de la capital belga.

El restaurante comenzó a dar servicio en 2012, en el marco del festival gastronómico de Bruselas y se decidió mantener el proyecto como herramienta para promocionar a la ciudad.

Iniciado como un proyecto puntual, el restaurante móvil empezó abriendo sólo en los fines de semana y por una temporada limitada a cuatro meses.

Cuatro años después, el fuerte de su éxito ha convertido a Tram Experience en un restaurante a tiempo integral, abierto todo el año, seis días por semana, algunos de ellos para cena y comida.

Cada seis semanas se ofrece un menú diferente dedicado a un tipo específico de cocina, una estrategia que atrae a los amantes de la gastronomía en búsqueda de novedades, así como a mantener a viejos clientes.

tram-experience

Por los vagones donde este año vuelven a destacar las recetas tradicionales belgas, pasaron ya la culinaria finlandesa, sueca, asiática, africana, latino y norteamericana.

Chef y comensales deben luchar contra el balanceo y los volteos del restaurante mientras recorre las sinuosas calles de la capital belga, pero los clientes perdonan la incomodidad del local por lo inusitado de la experiencia y la calidad de los platos.

Una cena en este restaurante sobre ruedas asciende a 190 euros (213 dólares) por persona, nada barato, pero la experiencia y las encantadoras vistas de Bruselas bien valen la pena.