Seleccionar página

Quien crea que la única función que tiene el suavizante de ropa es dejar las prendas perfumadas y suaves, está muy equivocado. Gracias a varios de sus componentes, este producto es tan versátil que tiene otros usos para la limpieza del hogar.

suavizante-ropa-2

Retira las manchas

Cuando laves tus prendas en la lavadora, trata de reservar el agua del segundo lavado, ya que cuenta con una mezcla de suavizante que te ayudará a quitar las suciedades de las alfombras y de la tapicería. Luego de haber limpiado, probablemente la tapicería y las alfombras queden ásperas, por lo que para recuperar la suavidad de los mismos deberás diluir una cuchara sopera de suavizante en un litro de agua tibia y humedecer un cepillo de dientes en la preparación. Aplica y deja que se seque solo.

Lustramuebles y antimoho

El suavizante permite crear una capa sobre los muebles, lo que hace que queden mucho más brillantes. Por tal motivo, diluye una tapa de suavizante en un litro de agua tibia y pasa esta mezcla sobre los muebles con la ayuda de un paño suave. Al finalizar, usa una franela seca y frota para dar mucho más brillo. Pasa dentro de las gavetas y de los armarios para quitar el moho y dejar un aroma delicioso.

suavizante-ropa-3

Limpiador multiuso y limpiavidrios

Si quieres hacer un multiuso, diluye una tapa de suavizante dentro de un litro de alcohol o de agua y aplica este producto natural en azulejos, pisos, baños, etc. En el caso de que desees elaborar un limpiavidrios, disuelve una cuchara de suavizante en medio litro de agua y coloca dentro de un rociador. Mezcla y realiza la limpieza de los vidrios del hogar con un paño. Deja que se seque muy bien durante unos minutos y pasa una franela seca para que brille.

Aromatiza los ambientes

El aroma del suavizante es delicioso y no hay nada mejor que utilizarlo para dejar un aroma delicioso en tu hogar. Por ello, mezcla un litro de agua con una cuchara de alcohol y una tapa de líquido suavizante dentro de un rociador.