Seleccionar página

Raro pero cierto. Aunque parezca increíble, las personas alérgicas al agua sí existen y son 32 los casos conocidos en todo el mundo; uno de ellos es el de Rachel Warwick.

alergia-al-agua-2

A esta mujer hasta sus propias lágrimas pueden lastimarla y esto debido a que sufre de urticaria acuagénica, una condición que no le permite el contacto con líquido, lo que le genera ampollas y picazón, entre otras lesiones.

Warwick fue diagnosticada de este mal a los 12 años y la alergia le imposibilita realizar acciones cotidianas como bañarse, lavar la ropa o los platos. Tan extrema es esta enfermedad, que incluso el propio sudor le genera reacción, causando una intensa irritación que puede llegar a durar horas antes de desaparecer.

“Es horrible, pero si lloro mi cara se hincha”, comentó Rachel, quien solo se ducha una vez a la semana con trapos y esponjas húmedas, y usa ropa ligera y evita el ejercicio para sudar lo menos posible, además de evitar salir de su casa en días lluviosos.

Según especialistas, la gente que sufre este trastorno reacciona a un antígeno presente en la capa córnea epidérmica, que al solubilizarse con el agua se difunde hasta la dermis produciendo la liberación de histamina.