Seleccionar página

Con las nuevas tecnologías, los teléfonos inteligentes, etc., parece que el directorio telefónico tiene sus horas contadas, pero hubo un tiempo no muy lejano en el que era un elemento imprescindible en los hogares.

directorio-telefonico-1

El origen de este elemento surgió en la población de New Haven, Connecticut, en Estados Unidos, el 21 de febrero de 1878, cuando se creó un listado con unos 50 nombres de empresas, pero en esta lista no aparecían los números, pues las llamadas eran transferidas a través de centralitas.

El primer directorio telefónico con números apareció un año después, justo durante una fuerte epidemia de sarampión que impedía a los trabajadores de las centralitas trabajar y terminaban descansado en sus casas, por lo que para evitar quedar incomunicados, se decidió asignar a cada usuario un número con el que podían ser contactados por otros usuarios.

El uso masivo de estos elementos se dio a partir de la segunda mitad del siglo XX, aunque en nuestro país, el primer directorio fue una guía telefónica publicada en noviembre de 1891 en la era porfiriana, impresa en papel de tono amarillento, con los nombres, apellidos, publicidad y números telefónicos de finales del siglo XIX.