Seleccionar página

Dentro de la región de los Valles Centrales de Oaxaca, se encuentra la población de San Lorenzo Albarradas, fundado por los españoles en 1518 y que guarda con recelo el insólito Hierve el Agua, un sistema de cascadas petrificadas que alcanzan los 50 metros de altura.

hierve-el-agua-3

Estas cascadas se formaron hace millones de años por escurrimientos de agua carbonatada, cuya corriente se origina en los manantiales que están en la cima de la barranca. A su vez, estos manantiales crean un espectáculo único: son pozas de agua templada color turquesa que se emplean como balnearios naturales.

Además de la cascada se encuentran dos pequeños manantiales de agua carbonatada que se observan en la superficie de las cascadas; son estos mismos los que al brotar dan la impresión de que el agua hierve, de donde el paraje toma su nombre, aunque ésta nunca rebasa los 25 grados centígrados.

Es también un lugar de interés arqueológico puesto que posee un complejo sistema de irrigación y terraza construida por los zapotecas hace unos dos 500 años.

hierve-el-agua-1

Hierve el Agua es además, una combinación de pequeñas planicies de clima templado con lomeríos que llegan hasta la serranía. Dentro del ecosistema de la región, conformado por paisajes majestuosos, se pueden observar flores silvestres, árboles, plantas exóticas, aves silvestres, animales salvajes e insectos de muchas especies.

Si tienes espíritu aventurero y ganas de caminar, recorre los senderos que te llevarán a la segunda cascada, un par de metros camino abajo y si se sigue caminando hacia abajo, se podrá admirar la enorme cascada desde una perspectiva diferente.