Seleccionar página

La arquitectura de Tampico está caracterizada por su eclecticismo, ya que es una mezcla de arquitectura moderna, art decó, y neoclásica francesa debido a la gran cantidad de inmigrantes franceses en esta ciudad.

aduana-tampico-2

Han transcurrido 112 años desde que Porfirio Díaz, inaugurara una terminal aduanera integrada por un edificio principal y almacenes anexos. A orillas del río Pánuco, en 1902 se concretó el proyecto, que tenía la garita más atareada del país y estaba a corta distancia del golfo de México.

La zona aduanal tampiqueña existió desde 1827 y la ciudad creció en torno suyo. En 1829 fue derrotada la última intentona de la corona española para reconquistar a México, en la Plaza de la Libertad, punto donde estaba la primera aduana.

La construcción de la nueva garita fue ordenada tras el incendio de las instalaciones originales. Con planos y tabiques de origen británico, la obra inició en 1896 en una franja entre el Pánuco y su afluente, el Tamesí, y formó un conjunto con la estación del tren.

A Díaz le aconsejaron instalar el complejo del otro lado del río, en Veracruz, pero la propia Carmen Romero Rubio, tamaulipeca y esposa del mandatario, lo convenció de lo contrario.

aduana-tampico-3

La mampostería le da esa textura y tono rojizo esenciales. Sus arcadas, sus verdes cubiertas a dos aguas, sus escaleras, así como sus elementos estructurales y ornamentales de hierro colado le confieren un corte europeo. Las líneas férreas tendidas a su costado norte fueron ganadas al río Tamesí, que fue desviado para el proyecto.

Los pisos son de granito pulido con figuras geométricas formadas por tiras de bronce incrustadas en el mismo granito. Aún conserva muchos de los elementos originales, propios del estilo decorativo de la época, como las tres puertas de acceso fabricadas de madera, las columnas y las escaleras de herrería de fierro colado.

El acceso a la Aduana Marítima es restringido, pues aún funciona como muelle fiscal. De hecho, la planta baja alberga las bodegas y almacenes donde se controla la entrada y salida de mercancías, cuyo movimiento alcanza los cinco continentes.