Seleccionar página

¿Te gustaría tener una despensa llena de alimentos fáciles de ver y organizados de manera práctica al alcance de la mano? Te enseñamos el paso a paso para transformar tu despensa en uno de los sitios más ordenados de tu casa.

alacena-1

Desocupa la despensa

Lo primero que tienes que hacer es sacar absolutamente todo de la despensa. Luego divide los artículos en dos grupos: las cosas que utilizas y deseas conservar, y los alimentos que no has tocado en por lo menos tres meses. Las cosas que no has usado, decide si quieres tirarlas, donarlas o comerlas cuanto antes.

Revisa qué no va en la despensa

A todos nos ha pasado darnos cuenta que guardamos en la despensa cosas que no van allí, como electrodomésticos, vajilla, ollas. Pregúntate, ¿hay un lugar mejor para estas cosas? Saca todo lo que puedas que no sea comestible, así tendrás más espacio para lo verdaderamente importante.

Agrupa los elementos

Agrupa los elementos por tipo, como granos, bebidas, alimentos para mascotas, artículos de repostería, productos enlatados, sopas, etc., y elementos similares dentro de cada zona. Los elementos de cada zona tienden a ser intercambiables, por lo que de esta manera estarás organizando tu despensa de manera que te ayude a cocinar con lo que tienes a mano.

alacena-2

Utiliza organizadores

La mayoría de los estantes de las despensas son demasiado altos y poco profundos, por lo que solemos desperdiciar una gran cantidad de espacio valioso. ¿La solución? Utilizar organizadores. Desde canastos hasta recipientes de plástico y cajas de zapatos, todo es válido a la hora de organizar la despensa.

Etiqueta

Una buena idea para mantener el orden en el futuro es etiquetar los bordes de los estantes con lo que guardas allí. De esta manera, tu familia sabrá dónde van los cereales y dónde va el arroz, y te ayudarán a mantener el orden cuando guarden las cosas.