Seleccionar página

Al sur de Ensenada, la naturaleza creó una maravilla que atrae a turistas de todos lados: La Bufadora, un imponente geiser marino, uno de los más grandes del mundo.  

bufadora-1

El camino para llegar al geiser es ya un deleite en sí, pues ofrece una vista sin igual de la bahía de Ensenada, las playas que le rodean y la Isla de todos los Santos.

La Bufadora se crea cuando las olas rompen en una cueva ubicada en la parte baja del acantilado, por lo que los chorros de agua suelen ser expulsados a una altura de hasta 20 metros, produciendo un sonido muy particular, como de un animal rugiendo.

Cada año cientos de ballenas grises emigran de las frías aguas del norte hacia las tibias aguas del sur; cuenta la leyenda que hace mucho tiempo en una de esas migraciones, una ballena bebé se separó del grupo para curiosear en las costas. En su andar quedó atorada entre las rocas en busca de ayuda decidió lanzar un chorro de agua y después otro más grande y así sucesivamente. Con el tiempo, esta ballena se convirtió en piedra hasta fusionarse con las rocas del lugar.

bufadora-3

En este lugar podrás observar bellas panorámicas que ofrecen las costas de Ensenada, además de tener la opción de abordar un barco para realizar un recorrido por el Mar de Cortés y revivir la historia de la pequeña ballena.

Finalmente, puedes recorrer los locales comerciales en donde podrás adquirir bellas artesanías, tomar tu bebida favorita y disfrutar de un día tranquilo observando a artistas ambulantes que realizan pinturas en platos extendidos o en conchas de abulón.