Seleccionar página

Se acercan próximamente unos días de descanso y es muy buen momento para que salgamos fuera de la ciudad. Algunos se inclinan por ir acampar y para ello, uno de los elementos esenciales son los sleeping bags o sacos de dormir.

sleeping-bags-2

Lo ideal es que luego de pasar fenomenal nuestra acampada, este artículo se guarde limpio, pero muchas veces se nos olvida hacerlo y cuando lo queremos utilizar, nos damos cuenta de que no está en buenas condiciones, por lo que se hace indispensable lavarlo. Si no sabes cómo hacerlo, aquí te lo decimos.

Antes de lavar un saco para dormir, es mejor que leas las indicaciones que se ofrecen en la etiqueta del producto, ya que muchas telas tienden a absorber los productos con los que se las lava y luego producen irritaciones o problemas de piel. En ese caso es mejor limpiarlo en seco.

Por otra parte, según el tipo de limpieza recomendada, no deberías probar con otra, ya que podría afectar al poder térmico y aislante de la misma.

sleeping-bags-1

– Si tu saco de dormir no es de dimensiones extraordinarias, puedes meterlo en la lavadora perfectamente.

– Tienes que tener cuidado de que el jabón a utilizar sea suave y en lo posible, con pocas sustancias químicas. Repite el ciclo de lavado solo con agua por lo menos dos veces para asegurarte de que no queden restos de detergente o jabón.

– Si utilizas la secadora, asegúrate de que el programa no es demasiado caliente, ya que podría dañar la tela y el cierre.

– Antes de guardar tu saco de dormir tienes que comprobar que esté absolutamente seco para que no se estropee o llene de moho.

sleeping-bags-4

Pasos para lavar un saco de dormir

Esta es una forma de lavar sleeping bags que tiene buenos resultados. Toma un cepillo de cerdas suaves y cepilla todo el saco. Luego espolvorea bicarbonato de sodio y déjalo actuar durante 10 minutos y vuelve a cepillarlo nuevamente, luego cuélgalo al sol para que se seque. Cuando esté seco, guárdalo en su bolsa original.

Lo ideal para almacenar un saco de dormir sería hacerlo dentro de su embalaje original; de lo contrario, puedes optar por colgarlo en el armario y enfundarlo en un nylon protector. Antes de hacerlo asegúrate de que esté seco.