Seleccionar página

Para que tus hijos puedan levantarse por las mañanas a tiempo necesitan cumplir una serie de hábitos, porque arrastrarlos de la cama no es la solución.

levantar hijos 2

No solo es cuestión de evitar que lleguen tarde a la escuela; es importante que entiendan que han asumido la responsabilidad de asistir a clases. Por eso, a continuación te damos algunas estrategias para que tus hijos se levanten de la cama sin tanta demora.

Busquen una solución juntos

Levantarse en hora no es solo cuestión de apagar el despertador y ponerse de pie. Hay otros factores que influyen en que tus hijos se despierten rápido o que necesiten algunos minutos más de sueño.

Pídele a tus hijos que piensen por qué creen ellos que les cuesta tanto levantarse temprano por las mañanas, de esa forma tal vez se den cuenta que el mirar televisión hasta la madrugada les quita horas de sueño. Esta es también una forma de que se hagan responsables de sus acciones.

Los lunes siempre son más difíciles de empezar, hasta los adultos también nos sucede, pero si aprovechan hasta el último minuto de la noche de los domingos no se puede esperar que al otro día amanezcan temprano.

levantar hijos 3

¿Existe algún problema mayor?

En ocasiones, el no poder salir de la cama por las mañanas puede ser síntoma de un problema mayor. Por ejemplo, los niños a los que nos les gusta la escuela o sufren problemas de bullying, hacen todo lo posible por faltar a clases, y el quedarse en cama haciéndose los dormidos es, en algunos casos, una “gran solución”.

Si tu hijo se levanta de la cama con facilidad cuando no hay clases pero los días de colegio le cuesta más de la cuenta, tendrás que conversar con él para saber si existe algún problema fuera de casa.

levantar hijos 4

Crea una rutina

Las rutinas son una forma de hacer que los niños se acostumbren a hacer lo que corresponde en cada momento. Un niño podrá levantarse bien descansado si tuvo una buena noche de sueño y para que sea posible tener una rutina ayuda mucho. Por ejemplo, la rutina puedes ser cenar, ponerse el pijama, cepillarse los dientes, leer algún libro y luego entregarse al sueño.

Tener una rutina por la mañana es fundamental para que el niño sepa qué debe hacer antes de ir a la escuela. De este modo podrá valorar el tiempo que tiene antes de salir de casa y entender lo importante que es levantarse de la cama a tiempo.