Seleccionar página

Entre los siglos XVII al XIX en Tlalnepantla, que era mucho mayor su extensión territorial que en la actualidad, se localizaron importantes haciendas, entre ellas, la de San Pablo de Enmedio.

hacienda san pablo enmedio 3

Para su conclusión se necesitaron quince años y abrió sus puertas por primera vez en 1856. En la actualidad, su casco es usado como casa habitación; sin embargo, sus jardines fueron habilitados para la realización de cualquier cantidad de actividades.

En sus áreas verdes se llevan a cabo eventos sociales, exposiciones particulares, audiciones, filmaciones, eventos al aire libre y exposiciones turísticas, por lo que se puede convertir en el lugar ideal para los turistas que deseen disfrutar de un día dentro de este histórico lugar localizado a la altura de la Colonia Prensa Nacional.

Una placa pintada en el interior de la casa, al subir las escaleras, dice: “Esta casa fue terminada de construir por Raymundo de la Mora y Lastra en 1856”. Don Raymundo de la Mora fue el iniciador de una familia de propietarios de la Hacienda de San Pablo de Enmedio, con una extensión de 582 hectáreas, al iniciarse la prolongada presidencia de Porfirio Díaz que duró hasta 1911.

hacienda san pablo enmedio 2

No existe documentación para reconstruir el proceso de modificaciones que seguramente vivió el casco de la hacienda. Su fachada oriente nos hace entrar en el programa constructivo y de transformación urbana que inició el presidente Díaz desde su arribo al poder, proyectado en construcciones de apariencia monumental, como el torreón de la hacienda, que tiene una visita perpendicular y directa hasta la Villa de Guadalupe, y que rompe la sobriedad de las líneas arquitectónicas, simulando un alcázar, rematado con vasos grecorromanos de barro, muy al estilo afrancesado de la época.