Seleccionar página

No hay un elemento de mayor incomodidad para los “runners” a la hora de salir a correr que la lluvia, y ahora que han habido varias precipitaciones, hay que intentar ponerle remedio a esta situación. Existen trucos, ideas y hábitos que harán que no te vuelvas a quedar en casa sin correr cuando empieza a llover.

correr lluvia 3

– Equípate adecuadamente: Desde la cabeza a los pies, es esencial que el agua no nos juegue una mala pasada, por eso debemos taparnos adecuadamente. Una gorra o prenda con capucha nos ayudará a no mojarnos la cabeza. Si llevas tu smartphone o MP3, ten en cuenta que son dispositivos que sufren con el agua. Llévalos bien tapados y mejor usa el mando que viene en tus auriculares para controlarlos. Las mallas/pantalones deberán tapar tus tobillos para prevenir que tus pies acaben calados, pero no están de más unos calcetines adecuados y por supuesto, unas zapatillas que evacúen el agua.

– Calentamiento y estiramientos, mejor cubierto: Está claro que no podemos evitar mojarnos durante nuestro entrenamiento, pero nadie dijo que tuviéramos que estar bajo la lluvia ni antes ni después. Si eres de los que calientan y estiran antes y/o después de su sesión de “running”, hazlo bajo techo o lo más resguardado posible.

– La tela lo es todo: Elige ropa que repele el agua. Los últimos tejidos sintéticos de las principales firmas de fitness y “running” destacan por ser transpirables y por expulsar el agua. Infórmate bien antes de comprar algo que luego no te sirva.

correr lluvia 2

– El camino es el destino: Evita terrenos resbaladizos. El tartán, el asfalto o la misma acera son los mejores sitios para correr con lluvia, aunque tus articulaciones pueden sufrir un poquito más. Ten cuidado con los charcos y zonas húmedas y de preferencia, escoge terrenos que ya conozcas para no llevarte sustos.

– Ver y ser visto: Aunque encontrarás a menos gente a tu paso, en condiciones de lluvia la visibilidad se reduce. Y no sólo para ti, también para los demás. Llevar algún dispositivo reflectante no está de más. Extrema las precauciones al doblar esquinas y pasar cruceros peligrosos.

correr lluvia 1

– Reduce la intensidad: Lluvia, frío y viento suelen ir asociados. Igual que con el auto, reduce la velocidad con la lluvia. Te cansarás antes y te será más complicado mantener el ritmo. Elige en esos días entrenamientos de menor intensidad y combínalos con ejercicios “indoor”, ya sea en casa o en el gym.

– Recupérate: Después del frío que habrás sufrido, toca recuperar fuerzas. Programa tu entrenamiento de tal manera que no vayas andando a casa para toparte con un excesivo frío. En cuanto llegues, quítate toda la ropa y ponte ropa cómoda y seca o date una ducha reparadora. También agradecerás tomarte una bebida caliente.